Vox, aborto y libertades. Pt.3

Al inicio de esta reflexión comentaba que son 3 los temas conectados. Ya hablé de VOX y del aborto. Ambos temas dieron origen a algo también me tiene realmente preocupado: la profunda intolerancia a la libertad de expresión de la que fui testigo en ambos temas. Un mal que vi en todas las partes involucradas, comentarios en redes sociales y, peor aún, en boca de conductores de noticias y “analistas” famosos, denostando y criticando sin tope alguno las opiniones de alguien más.

Noto con profunda preocupación la incapacidad de dialogar que tenemos como sociedad, el absolutismo notorio de posturas, la falta de empatía para con el otro. Se está rompiendo la sana convivencia. Si alguien defiende su religión o expone una postura, inmediatamente aparecen los memes como el de “Cállese, Señora”, usado curiosamente por feministas siendo una frase totalmente machista, y burlas, denostaciones y, por supuesto, insultos. Estamos ante un modelo de comunicación de agresión constante, donde decir lo que piensas ya no está bien visto, incluso dependiendo de la autoridad en el poder puede calificarse de discriminatorio. La falsa protección de las minorías nos ha hecho caer en absurdos muy lamentables. Hoy, se quiere incluso sancionar a sacerdotes por opinar justo conforme a su religión, algo que está protegido por la Constitución: el derecho a la Libertad de Religión.

Tanto la libertad de conciencia como la de religión y la de expresió, son derechos humanos fundamentales, establecidos no solo en tratados internacionales sino también en nuestra Carta Magna, y hoy corren el riesgo de ser abolidos en la práctica e incluso en la interpretación jurídica. Tenemos un Presidente que en su show mañanero denosta y limita dichas libertades, y una Corte que, como la de 3 patines, a todo le dice que sí.

Hoy, el derecho de los padres a educar a sus hijos está en grave riesgo, porque el estado pretende formarlos (más bien, adoctrinarlos) bajo el pretexto de la igualdad. En varias ocasiones hemos visto también anuncios por parte del Gobierno o sus simpatizantes de comenzar intentos en contra de otras libertades, como la libre propiedad o la libre actividad, por lo que no podemos darnos el lujo de perder la de expresión y la de participación política o, de lo contrario, todo nuestro sistema garantista estará en riesgo.

Si bien el panorama no es alentador, no todo está perdido. Sigo viendo con esperanza la existencia de políticos en todos los partidos con ideas sensatas. Sigo viendo grupos de sociedad civil organizados y despiertos pese a las amenazas y presiones del gobierno. Veo jóvenes que han decidido poner en tela de duda las modas y el marketing, y adultos dispuestos a dar la batalla.

Hoy más que nunca nuestro país requiere unidad, porque la demagogia es un dulce veneno que carcome y divide. Hoy es el momento de que no caigamos en la provocación de la lucha intestina, de la desinformación constante, de la depresión ante los hechos.

Hoy es el momento de ya no dar nuestro granito de arena, sino nuestro todo, porque es aquí donde viven nuestros padres, nuestros hijos, nuestros hermanos, nuestros amigos, es aquí donde miles han dado la vida por construir el gran país que somos, el que Dios llenó de riquezas naturales y de una diversidad cultural increíble. Hoy, México demanda hijos que sepan defender el legado de nuestros antepasados, esos que no titubearon en defender sus libertades.

Hoy, merecemos que este 15 de septiembre gritemos todos con orgullo:

¡VIVA MÉXICO!

Ferdinard Recio López

Licenciado en Derecho, especializado en Derecho Electoral, en Derecho Fiscal y Administrativo, con estudios en materia de administración de Empresas, Consultoría Política, Campañas Políticas y Alta Dirección de Organismos Empresariales, en instituciones académicas como Harvard University y George Washington University, entre otras. Fue Director General de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), donde actuó como representante del sector empresarial mexicano ante el Business and Industry Advisory Commitee de la OCDE, ante la Organización Mundial de la Salud y la Organización Internacional del Trabajo. Fue Director de la Revista Pulso Legislativo y cuenta con amplia experiencia en procesos y campañas electorales. Ha sido Delegado de México ante la Comisión de Población y Desarrollo de Naciones Unidas en 4 ocasiones. Ha asesorado Gobernadores, Alcaldes, Legisladores Federal y Locales, tanto en sus procesos de elección, como en sus gestiones de gobierno y representación popular. Desde hace más de 10 años, se dedica al cabildeo y a brindar asesoría política en México a integrantes de todos los partidos políticos. Además de participar en distintas organizaciones de la sociedad civil, destacando el MOVIMIENTO VIVA MÉXICO.

Notas relacionadas