VAN DIPUTADOS LOCALES CONTRA LAS FAMILIAS VERACRUZANAS

 VAN DIPUTADOS LOCALES CONTRA LAS FAMILIAS VERACRUZANAS
  • Usarán la reforma al Código Civil como instrumento.
  • Con un odio sin medidas buscan quebrar a la familia natural.
  • Buscan homosexualizar a los niños.
  • Diputados que encabezan: Amado Jesús Cruz Malpica y Mónica Robles Barajas de Coatzacoalcos, Juan Javier Gómez Casarín de San Andrés Tuxtla y Magaly Armenta Oliveros de Cosoleacaque.

Con odio a la Familia Natural y al Matrimonio, DIPUTADOS DE MORENA EN VERACRUZ encabezados por la Dip. Mónica Robles, se alistan para aprobar el “matrimonio igualitario”, mediante iniciativa de Reforma al Código Civil del Estado de Veracruz en la última sesión de este periodo ordinario de sesiones que tendrá lugar el próximo 31 de enero.

Para esto han iniciado foros con carácter regional en 7 municipios del Estado que publicitan a cada uno de ellos como “Encuentro por LA IGUALDAD y la NO DISCRIMINACIÓN, hacia un Código Civil más incluyente”. Estos se están realizando los días 13 de enero en Acayucan, 15 en Cosamaloapan, 17 en Orizaba, 20 en Coatzacoalcos, 22 en Boca del Río y 23 en Xalapa.

Esta iniciativa de decreto que reforma, deroga y adiciona diversas disposiciones del Código Civil para el Estado de Veracruz de Ignacio de la llave fue presentada en marzo del año pasado por los diputados Adriana Ester Martínez Sánchez (Poza Rica), Amado Jesús Cruz Malpica (Coatzacoalcos), Elizabeth Cervantes de la Cruz (Álamo Temapache), Eric Domínguez Vázquez (Papantla), Juan Javier Gómez Casarín (San Andrés Tuxtla), Margarita corro Mendoza (Cosamalopan), Magaly Armenta Oliveros (Cosoleacaque), María Ester López Callejas (Emiliano Zapata), Rosalinda Galindo Silva (Xalapa) Y Mónica Robles Barajas (Coatzacoalcos) integrantes del grupo legislativo de MORENA a la que se adhirió la dip. Deisy Juan Antonio (Acayucan) del mismo grupo legislativo. Son los mismos que azuzan al Congreso para que las madres maten a sus hijos desde el vientre materno, por eso insiten que en Veracruz se apruebe el aborto.

Con el argumento de la “igualdad”, la “no discriminación” y un “código civil más incluyente” buscan modificar la naturaleza jurídica del matrimonio para que las personas del mismo sexo se casen en Veracruz.

En el cuerpo de la iniciativa se lee cómo bajan la categoría del matrimonio a un “derecho humano” cuando el matrimonio no es un derecho, es una institución milenaria, que existe desde que en la antigüedad se quiso proteger la unión de un hombre y una mujer. El matrimonio es una institución natural existente desde antes de la sociedad y el Estado mismo, no necesitó de ninguna suprema corte de justicia, juez o diputado. Cuando los romanos crearon la figura jurídica del matrimonio fue para protegerlo porque se dieron cuenta de que el matrimonio es el soporte de la familia, y la familia es el elemento natural fundamental de la sociedad, como lo enuncia la declaración universal de los derechos humanos, razón por la cual había que protegerla en el tiempo y que ahora, paradójicamente, los diputados locales de Veracruz quieren destruir.

En un análisis puntual del texto de reforma de este código civil, las abogadas Génesis Shalom Galicia Fragozo y Alejandra Yañez Rubio señalan que “Al cambiar la naturaleza jurídica del matrimonio, se pierde la esencia de esta institución: la protección de los niños y las mujeres. Actualmente el matrimonio entre hombre y mujer regula y protege a la familia (mujeres y niños). Esta protección cada día es menor debido al debilitamiento que sufren las familias con leyes adversas. Si se modifica la figura del matrimonio para permitir las uniones homosexuales, sólo se regulará la relación de pareja y no se protegerá a los más vulnerables de la familia. El matrimonio no puede ser usado como un instrumento igualador. Las necesidades de protección para las uniones homosexuales deben darse en una nueva figura jurídica. Las uniones homosexuales son diferentes y requieren de un marco jurídico acorde a sus necesidades. Por ejemplo, en una unión homosexual no tiene sentido la pensión alimenticia. En cambio, en una unión heterosexual la pensión se establece para el mantenimiento de los hijos que derivaren de dicha unión, así como una indemnización si la mujer dejó de trabajar. Cada tipo de unión tiene diferentes necesidades jurídicas.

En el comunicado dominical del 12 de enero de este año, con respecto al deseo de estos diputados, el Pbro. José Manuel Suazo Reyes, Vocero de la Arquidiocesis de Xalapa afirma: «…se desea cambiar la terminología para que en lugar de decir “la unión de un hombre y una mujer” se diga ahora “la unión de 2 personas”, esto para dar cabida a lo que los promotores de esta iniciativa llaman matrimonio entre personas del mismo sexo. Observamos en principio que con esta propuesta se está promoviendo una contradicción que raya en el absurdo”. …el término matrimonio viene del latín “matris” madre/matriz y “monium” protección/cuidado que quiere decir “protección o cuidado de la madre”, ya que la mujer ha sido la educadora por excelencia a lo largo de nuestra historia y además se fundamenta en la posesión de la matriz, órgano de la mujer que permite la procreación».

En una entrevista telefónica con quien ya había atajado esa iniciativa cuando en julio del 2016 también quisieron aprobarla mediante el dictamen presentado por los entonces diputados Mónica Robles y Ciro Feliz Porras, Arturo Segovia presidente del Consejo Veracruzano +Vida+Familia dijo: 

«Sigo insistiendo que la ignorancia prevalece en el poder legislativo de Veracruz. Son dos o tres diputados perversos que conocen el tema y lo manipulan para que el resto de “borregos” les haga coro”. No saben de lo que están hablando siquiera, desconocen la historia, el origen y el punto de llegada de esta sociedad, por eso insisten en sus improvisaciones respondiendo a otros intereses. Por otro lado, la desinformación también prevalece en la sociedad, por sus ocupaciones o prioridades, pero prevalece. Es paradójico que el siglo de la comunicación tecnológica en el que vivimos sea también el siglo de la ignorancia y la desinformación».

«El discurso eterno de los diputados que ondean estas banderas de la modernización y el “principio de progresividad” a la hora de la verdad, lo esconden. Si fueran muy modernos, avanzados, liberales y progresivos debieran orientarse por los resolutivos y sentencias de los órganos internacionales más modernos y progresivos, como es el caso del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que fue creado en Estrasburgo por el Consejo de Europa para hacer frente a presuntas violaciones de la Convención Europea sobre derechos humanos. En el 2010 sentó un precedente con la sentencia a una pareja homosexual de Viena Austria que había solicitado a la autoridad municipal que les permitieran contratar matrimonio. Su solicitud fue rechazada alegando que el matrimonio solo puede contraerse entre dos personas del sexo opuesto. Posteriormente esta pareja después de presentar una apelación y perderla ante el gobierno regional de Viena se fue a la máxima instancia que es este Tribunal Europeo de Derechos humanos, que por cierto está conformado por 47 países avanzados, más allá de los 28 que conforman la Unión Europea. Lo que la pareja homosexual alegaba era que la negativa del Estado en casarlos violentaba sus derechos establecidos en los artículos 8, 12 y 14 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. El artículo 8 establece el derecho al respeto de la vida privada y familiar, el artículo 12 el derecho a casarse y el artículo 14 a la prohibición a la discriminación».

«El Tribunal Constitucional resolvió, mediante su cámara de 7 jueces, que ni la Constitución austriaca ni el Convenio Europeo de Derechos Humanos exige que el matrimonio que está orientado a la posibilidad de la paternidad, debe extenderse a las relaciones de un diferente tipo y que la protección de las relaciones entre personas del mismo sexo bajo la Convención Europea no da lugar a cambiar la ley del matrimonio. En resumen, la Convención Europea de Derechos Humanos no obliga a los Estados a casar a parejas homosexuales. Y esto no significa que se les discrimine o se vulnere su derecho al respeto de la vida privada y familiar».

«Además de este caso tendríamos que abordar en el debate el Pacto de San José de Costa Rica y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos».

«Como bien afirma el Presidente de CONFAMILIA Juan Manuel Dabodou en una de sus grabaciones, “el sentido de las leyes es para proteger lo bueno y prohibir lo malo, no a la inversa. Y protege algo porque lo considera bueno para la sociedad, porque hay un bien de interés social. Proteger las uniones por personas del mismo sexo significaría que es un interés de bien social, y si es un bien de interé social todos tenemos derecho de acceder a ellos, por lo tanto sería una discriminación si a los niños en las escuelas no se les enseña que una opción de vida a la que ellos pueden aspirar es a casarse con una persona del mismo sexo”. Es obvio que ¡los diputados de MORENA buscan homosexualizar a los niños veracruzanos! Pero vamos a dejarlo para un boletín de prensa que compartiré después de la “consulta ciudadana” que harán en esos foros. La fiesta apenas está por comenzar, concluyó Arturo Segovia».

Lo cierto es que mientras el gobierno en turno no ha dado los resultados prometidos para los veracruzanos, la inseguridad y la violencia siguen creciendo, hay desabasto de medicamentos y la carestía arrecia, los diputados locales le echan más lumbre a la hoguera. No aprenden.

CONÓZCALOS:👇🏻👇🏻👇🏻

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *