Tragedia pero más que nada homicidio y carambola

He dejado pasar los días para revisar las distintas notas periodísticas, discursos, entrevistas a testigos y declaraciones políticas, sobre la tragedia sucedida en la línea 12 del metro de la CDMX.

Los hechos son que 25 personas fueron asesinadas y 79 fueron lesionadas algunas con daños para el resto de su vida, fruto de la caída de una ballena del segundo piso sobre el cual pasa el metro y que provoco la caída y choque de dos vagones, aplastando así a diversos vehículos y personas que circulaban al nivel de calle.

Y recalcó fueron asesinadas y lesionadas. No estamos ante una tragedia ocasionada por un accidente, no fue un temblor, una imprudencia del chofer del metro, una falla provocada por una tormenta. Lo que ocasionó esta grave tragedia a más de 100 familias, fue la negligencia de la autoridad o un acto de corrupción público o privado, o peor aún la combinación de ambos.

Hay que recordae que esta línea que es la más reciente de construcción y la única en sufrir una tragedia de este tipo fue inaugurada con bombo y platillo por el hoy canciller Marcelo Ebrard en el año 2012 y fue tan escandoloso el monto de su construcción (12 mil mdp) y las fallas inmediatas que se presentaron, que Don Marcelo desapreció de México y se fue a vivir en una forma bastante ostentosa a París. Solo en 2014 se tuvieron que invertir poco más de 1,100 millones de pesos en obras de rectificación y se han invertido más de 780 millones de mantenimiento.

Esta obra claramente nació mal, al grado de que ni los trenes se compraron incorrectamente, pero todo eso si bien es motivo de investigación y sanciones a las autoridades y a los privados que se prestaron a realizar la obra, hoy lo más grave es que literalmente esa corrupción o la negligencia posterior a cobrado la vida de 25 mexicanos trabajadores.

Decir como han dicho algunas autoridades que esto fue un accidente y evadir respuestas acusando un uso político es insultante a los mexicanos.

Así como se le exigió al entonces Secretario de Comunicaciones y Transportes su renuncia por la tragedia en la obra carretera de Cuernavaca, o cuando se exigió la renuncia y captura de las autoridades de seguridad de Iguala que participaron en la desparición y muerte de 43 estudiantes, hoy es igual de válido exigir la renuncia de la Directora General del Metro quien en el poco tiempo que lleva ha causado más estragos que todos sus antecesores juntos. Sea por ineptitud, falta o mal manejo del recurso, el hecho es que se han quemado centrales, detenido la operación de líneas del metro por semanas y ahora se ha asesinado bajo su responsabilidad a 25 mexicanos.

Es criticable las posturas de políticos que usan la tragedia para promocionarse. No, no es criticable, es detestable, tan detestable como hacerse la víctima y culpar a la oposición política de la tragedia o los ataques.

México clama justicia, certezas, estado de derecho, ¿y qué obtiene?, descaro, palabras huecas y ataques entre políticos. Que bueno que haya una empresa noruega para evaluar el por qué de la falla estructural, pero por qué no se permitió la creación de una Comisión Especial de revisión del tema, como siempre ha sucedido en todos los casos de este tipo. Por qué ocoultarse, por qué recurrir a Noruega cuando se le podría haber encargado a los colegiós de Ingenieros Civiles.

Por qué salir a negar que la revisión de la cuenta pública comprueba que el presupuesto de mantenimidnto del metro se redujó 19% entre 2019 y 2020 y que se subejercieron 587 millones de pesos. Por qué a fuerzas se le mantiene a la directora cuando con ello se obstaculiza la investigación.

Las respuestas tristemente son políticas y parece nos alejarán por completo de la verdad. Y es que la tragedia hizo carambola política: Por un lado los dos favoritos posibles presidenciales de MORENA están involucrados, esa salida de 6 años de nada le sirvió al señor Ebrard que apostó a que el tiempo olvidaría el caso de la línea 12, algo así como Calderón le apuesta a que se olvide la estela de luz, y por otra parte la señora Sheinbaum pues no generó ni las sanciones di algoo estaba mal y se detectó o en su caso no dio el mantenimiento necesario, o no se realizaron las verificaciones que tendrían que haberse hecho y que los vecinos si anunciaron.

Y peor aún, quien hizo las contrataciones en su momento fue el hoy Presidente de MORENA Mario Delgado, vamos la tragedia salió rebotando por todos lados, incluso en la oposición porque es muy probable que el hoy Senador Mancera también tenga responsabilidades y hoy es un bastión de la Alianza opositora.

En resumen o aquí pasa como fuente ovejuna donde todos son culpables y no pasa nada, o simplemente alguien pagará muchos platos rotos.

Hace años el homicidio de unos niños en Sonora cambio el mapa electoral, hace menos años el homicidio de unos estudiantes transformó un sexenio. Hoy qué sucederá, estaremos ante una próxima tragedia política de MORENA, no lo sé, pero lo que si sé, es que como sociedad no podemos permitir que esto quede impune.

¡Viva México! y que viva el recuerdo de los 25 mexicanos que fueron asesinados.

Leave a reply