Sin cubrebocas y con los contagios al alza, AMLO invita a salir a comer a exclusivos restaurantes.

 Sin cubrebocas y con los contagios al alza, AMLO invita a salir a comer a exclusivos restaurantes.

#El Cardenal, uno de los restaurantes más exclusivos de la CDMX ubicado en el centro histórico, recibió la tarde de ayer al Presidente Andrés Manuel, quien en un vídeo publicado en Twitter invita a los Mexicanos a “reactivarnos” y salir en la nueva normalidad. En el vídeo de aproximadamente dos minutos de duración, el Presidente felicita al dueño de dicho restaurante por no cerrar y pensar en sus empleados “eso es pensar en el prójimo” cita Andrés Manuel y manifiesta que se está “muy agusto” en el lugar y pidió a quienes lo visiten que cuiden su sana distancia.  

El hecho fue severamente criticado en redes, pues el Presidente, a diferencia de las otras personas que aparecen en el vídeo, no lleva protección alguna, ni siquiera un cubrebocas; además, menciona que va acompañado por otra pareja y su esposa Beatriz quien graba el vídeo, esto, mencionan algunos, es el peor ejemplo que puede dar una autoridad, sobre todo en estos momentos en los que las cifras de muertos van en aumento, superando a países como Italia y Francia; lo cual coloca a México en cuarto lugar por decesos a causa del Coronavirus. Aparte,  varios micro empresarios se quejaron de la mención hacia el dueño de “El Cardenal”, argumentando que no todos los dueños de negocio podían mantenerse en pie casi tres meses sin trabajar, eso sin contemplar el comercio informal que prácticamente quedó abandonado. 

Coman Arroz y Frijol.

Y mientras Obrador invita al pueblo de México a comer frijoles y arroz , él visita un restaurante que, según sus propias palabras, “no es caro” ; habría que ver, pues los precios en sus cartas oscilan entre los $72.00 pesos por unos Chilaquiles hasta los $250.00 por 220 g. de robalo. No juzgamos los precios o al restaurante ni a quien pueda darse el gusto de consumir  ahí, pero para el Mexicano promedio, un platillo equivaldría a un día de salario o más y, si se trata de ir con la familia, hasta una quincena. ¿Será válido a estas alturas escuchar la invitación del Presidente? Juzgue usted.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *