Reflexiones sobre Estados Unidos

En unos días mas tomará posesión como Presidente de EE.UU. Joseph Biden tras uno de los procesos electorales más fascinantes y polémicos de la historia de ese país.

Sobre todo el proceso y sobre los candidatos que en el participaron me parece hay una gran novela, que encierra un sin número de enseñanzas e invita a tomar acciones tanto a EE.UU. como a los demás países que se digan democráticos.

Primero habría que reflexionar sobre los candidatos, por un lado el Sr. Biden un político de carrera que ha ocupado cargos de representación popular los últimos 48 años. Del otro una combinación entre empresario y estrella mediática que forjó su emporio económico a través de acciones polémicas toda la vida, rodeado siempre de un equipo legal y asesores disruptivos más del tipo de Hollywood que de un sector político.

Ambos candidatos representantes de un rango de edad bastante considerable y defensores en el discurso de grupos totalmente opuestos. Con personalidades que perfectamente caben en la analogía del negro y el blanco, con total ausencia de puntos compartidos en una zona gris. ¿Y esto por qué?, a mi entender porque eso es hoy EE.UU. y gran parte del mundo, una sociedad polarizada.

En el tema económico, en seguridad, en salud lo que ambos candidatos presentaban parecía era ir o a la izquierda o a la derecha, con muy pocas carreteras comunes. Algo muy parecido a lo sucedido 4 años atrás y que le dio buenos resultados a Trump, logrando convertirlo en el Presidente por sobre la popular Hillary Clinton.

Trump le volvió a hablar al americano promedio, a la mujer y hombre blancos que aman con pasión el nacionalismo americano, esos que ven con extraordinaria emoción que un muro los defienda de latinos violadores y ladrones, esos que quieren y presumen que es Detroit la máxima zona fabricante de automóviles en lugar de China, México y Brasil, esos que son fans del uso del petróleo y el carbón, no importando si hay un daño al medio ambiente. Esos que en 2016 le hicieron ganar y que hoy le dieron 8 millones de votos más que en aquella ocasión. Y es que además de esos votos también estaban quienes dejando el discurso de Trump a un lado, el cual es injustificable en la mayoría de las veces, se dieron cuenta que fue el primer Presidente de EE.UU. en muchísimos años que no solo no fue a la guerra, sino que además evito varias confrontaciones. El señor en los hechos cambio las guerras armadas por las comerciales, decidió usar los impuestos en lugar de los portaviones y sorpresa le dio resultado. Ese mismo señor que por primera vez desde Reagan suspendió todo financiamiento al aborto en América Latina y que contra su discurso, tuvo a la comunidad latina con su mejor condición de ingreso económico en la historia moderna, además de haber sido el Presidente que menos deportaciones hizo de ilegales y el que más niños de trata rescató. Vamos de no ser por el Covid que fue su más grande tragedia, tenía unos niveles de recuperación económica EE.UU. que harían muy difícil que como ahora se pronostica, China sea en el 2028 la máxima potencia económica. Esas virtudes le dieron ese record histórico de votación para un Presidente que busca reelegirse.

Pero si esas virtudes son reales y están ahí, también están ahí sus graves errores. El más grave tal vez confrontarse con los nuevos dueños del mundo, porque en una sociedad de consumo, donde los seres humanos somos cada vez menos capaces de tomar decisiones libremente y basadas en análisis de hechos y no en la mercadotecnia que nos rodea, pelearse con quienes controlan lo que vemos y manipulan nuestra mente gran parte del tiempo es una lucha de David contra Goliat, aún siendo el Presidente de los EE.UU. Voy a permitirme poner dos ejemplos de esto. Si yo hoy salgo a la calle y pregunto quien puso las jaulas para los migrantes en EE.UU. la inmensa mayoría de la gente me dirá que fue Trump, y si pregunto quien empezó el Muro en la frontera me dirán lo mismo, por qué, pues simple porque Facebook, Twitter y los principales medios así lo hicieron ver, pero las jaulas las hizo Obama y el muro lo comenzó Clinton. Es un grave error haber mantenido las jaulas, claro que lo es, pero el hecho es que la culpa la absorbió solo Trump. Si pueden los invitó a que vean el documental de “El Dilema de las Redes Sociales” en Netflix para que se entienda mejor mi punto. Pero Trump no solo se peleó, buscó controlarlos y de hecho en el Senado de EE.UU. esta una regulación en discusión que haría que dichas empresas pierdan miles de millones de dólares. En fin Trump jugó a ser color Negro y le resultó o casi le resultó porque consiguió mas votos de los que cualquiera hubiera esperado, pero no fue suficiente.

Del otro lado, Biden la tuvo fácil, una vez que resulto electo candidato demócrata, antes no, porque Sanders y la propia Kamala Harris hicieron propuestas tan arriesgadas que estuvieron a punto de generar un rompimiento ideológico en el partido. Pero ya siendo candidato, las cosas se simplificaron, porque ya no importaban las propuestas, el voto no sería entre republicanos y demócratas, sería pro Trump y anti Trump. Por tanto que había que hacer, pues hablarle al resentido con Trump, oye pero eres católico como vas a apoyar a planned parenthood que es pro aborto, si estamos contra Trump esta bien. Se realizaron propuestas para la comunidad latina que de cumplirse serán una maravilla, ojo para quienes viven en EE.UU. no para los de este lado del río Bravo. La verdad es que entre el Covid, los discursos de Trump y la ventaja que da que en EE.UU. solo haya dos candidatos, Biden la tuvo fácil durante casi toda la campaña, hasta el final cuando se cerró a tal grado que pasó lo que pasó.

Y es que ahora habría que hablar del Proceso Electoral. Primero me da enorme gusto que de entrada el circulo rojo mexicano entienda cada vez más el proceso del país vecino. Y que esto sirva para tomar medidas en nuestro país. En lo personal siempre he defendido y defenderé que por más que vendan a EE.UU. como la cuna de la democracia no lo es ni de cerca. Y este proceso ayuda mucho a demostrarlo. El sistema de votación americano no es por voto directo. Cuando se vota en noviembre el pueblo americano no elige Presidente, elige a quienes van a elegir al Presidente, eso que se llama Colegio Electoral y que el votante no sabe ni quienes son. Entonces que provoca esto, que vamos a pensar que el PAN gana Yucatán por 2 votos de ciudadanos a Morena pues resulta que el candidato del PAN se lleva 8 puntos y MORENA 0 puntos y así cada estado tiene su puntuación. Entonces importa hacer campaña en todos los estados? pues noooooo, porque si ganas los que dan más puntos pues ganas la Presidencia. De hecho si vemos los resultados electorales de EU veremos que los republicanos ganaron más del 60% de las gobernaturas, que el Senado quedo parejo, que el Congreso lo ganaron los demócratas apenitas y sin embargo en voto directo Biden le ganó por varios millones de votos a Trump, pero le gano realmente por menos de 80 mil votos que le dieron 4 estados y suficientes votos electorales.

En ese marco electoral tan complejo es que se dio la contienda. Y a eso sumele que EE.UU. no tiene autoridades electorales especializadas. Es decir quienes organizan, cuentan y certifican son los propios gobiernos locales, y quienes resuelven las impugnaciones son los juzgados y Tribunales normales. Es decir son nuestro opuesto. EE.UU. tiene un proceso controlado por las grandes corporaciones que controlan los partidos y basan todo en la honradez. Nosotros tenemos un sistema basado en la desconfianza.

Ahora imaginemos que tenemos el sistema americano de jornada electoral y llega el 2024. Y pasa la elección y gente de MORENA se da cuenta de lo siguiente, resulta que del Edomex hubo miles de votos de personas que votaron en Toluca pero también votaron en CDMX por el PRI, oye son suficientes para cambiar la votación pues no lo sabemos porque ups no esta regulado. Puf, además en Oaxaca se corroboró que hubo gente muerta que votó por el PRI, son poquitos pero pasó. Oye y quién dice que son poquitos? ah pues el Secretario de Gobierno del Gobernador, mmmmmm. Oye y qué crees resulta que en Monterrey que se usa voto electrónico con un software que se llama dominion y que se uso en otros 10 estados, iba ganando MORENA a las 11 pm y entre las 12 y las 3 am el software dio 300 mil votos al PRI y 0 a MORENA y le dio la vuelta. Y de quién es el software, ah pues de una empresa donde uno de los socios es el hijo de Manlio Fabio Beltrones.

Si usted fuera de MORENA confiaría en el resultado de esa elección? Lo dudo. Pero resulta que nuestro país vecino no regula el cambio de estado para votar, ni quienes son dueños del software, ni si se anula por muertos votantes. Aquí quiero precisar, no hay pruebas de que el número de votos irregulares diera por ganador a Trump, pero si hay pruebas de las irregularidades. Bueno esa novela que describo fue la que paso en EE.UU.

¿Que pasaría aquí en el 24 si pasará lo mismo? Sin duda algo más grave que lo sucedido en el Capitolio, y sin necesidad de un mensaje de Andrés Manuel convocando. Claro que fueron seguidores de Trump los que fueron a tomar el Capitolio y presionar que no se validarán los votos. Pero también es cierto que todo parece indicar había infiltrados que instaron a realizar actos vandálicos y reprochables. Lo que se vio es síntoma de una sociedad polarizada que por increíble que parezca y suene requiere copiar el sistema de vigilancia electoral mexicano, donde gracias al esfuerzo de muchos se ha creado un sistema más democrático, al que sin duda le falta mucho, pero hoy es mejor que el americano.

Para concluir esta muy larga reflexión, decir que lo que viene en EE.UU. me parece será un tiempo de crisis política, con un Trump creando un tercer partido político o tomando el control del partido republicano, y unas plataformas digitales agotando todos los cartuchos para no ser reguladas.

Recordar lo dicho por su Santidad no estamos en una época de cambios, estamos en un cambio de época.

Feliz Domingo.

¡Viva México!

Ferdinard Recio López

Licenciado en Derecho, especializado en Derecho Electoral, en Derecho Fiscal y Administrativo, con estudios en materia de administración de Empresas, Consultoría Política, Campañas Políticas y Alta Dirección de Organismos Empresariales, en instituciones académicas como Harvard University y George Washington University, entre otras. Fue Director General de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), donde actuó como representante del sector empresarial mexicano ante el Business and Industry Advisory Commitee de la OCDE, ante la Organización Mundial de la Salud y la Organización Internacional del Trabajo. Fue Director de la Revista Pulso Legislativo y cuenta con amplia experiencia en procesos y campañas electorales. Ha sido Delegado de México ante la Comisión de Población y Desarrollo de Naciones Unidas en 4 ocasiones. Ha asesorado Gobernadores, Alcaldes, Legisladores Federal y Locales, tanto en sus procesos de elección, como en sus gestiones de gobierno y representación popular. Desde hace más de 10 años, se dedica al cabildeo y a brindar asesoría política en México a integrantes de todos los partidos políticos. Además de participar en distintas organizaciones de la sociedad civil, destacando el MOVIMIENTO VIVA MÉXICO.

Notas relacionadas

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *