¡Por Netflix en RIESGO la GUBERNATURA de BARBOSA!

La muerte de la gobernadora de Puebla, Martha Erika, y de su esposo el senador Moreno Valle, los dos del Partido Acción Nacional, es el guion de una serie de Netflix para completar la trilogía de magnicidios que incluye la de “Memorias de un asesino internacional” protagonizada por Kevin James y Andy García y la “Historia de un crimen” que cuenta el caso de Luis Donaldo Colosio cuya primera temporada ya está arriba.

Aunque hay otros tantos en México como el del Cardenal Posadas y Jesús Cloutier “maquío”.

La empresa que reconoce que su principal competencia son nuestras horas de sueño, con presencia en más de 130 países y con más de 100 millones de miembros, tendrá un argumento de 3 temporadas sobre el caso de la gobernadora de Puebla.

Y es que, quien fuera su acérrimo opositor y adversario a la gubernatura de la mujer que solo gobernó 9 días, Miguel Barbosa Huerta, en un lapsus línguae dijo a calzón quitado: “No es la primera vez que pasa un magnicidio”. ¿Sí lo recuerda?

La corrección inmediata después del error, que no se hizo esperar por el nuevamente candidato de Morena que está en la preferencia electoral en este momento MIGUEL BARBOSA, no esfumó el rumor y la sospecha de millones de mexicanos sobre la muerte del matrimonio. 

El tema toma relevancia en este momento  porque también  el propio Andrés Manuel López Obrador calificó de sospechosa la elección ganada por Martha Erika, quien a penas iba iniciando su segunda semana en el poder y su helicóptero caía en llamas acompañado de su esposo el exgobernador Moreno Valle.  

Ante los ataques abiertos de Andrés Manuel López Obrador contra la candidata que le arrebató la gubernatura a su gallo, Martha Erika le habría increpado como “misógino” y “despectivo”.

Posteriormente buscando suavizar la confrontación, el 14 de diciembre, en su toma de posesión Martha Erika dijo: “Hago un llamado al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para reiterar que en Puebla tendrá un gobierno aliado”.

Pero ni antes, durante o siquiera después de su fallecimiento, AMLO correspondió a este gesto político de la gobernadora. Lo que hacía ver a un presidente ensoberbecido que guardaba odios y resentimientos contra los contendientes del PAN en Puebla y a quienes alaridamente calificó como conservadores de la derecha, mezquinos, hipócritas y corruptos. 

Argumentaría de no ir a las exequias por prudencia; prudencia que obviamente no tuvo cuando fue a la boda de 13 millones de pesos, de su hombre de confianzas César Yañez; ahí mismo, en el meritito corazón del Estado de Puebla. Donde se desbordó el glamur criticado internacionalmente por su contradicción con su plan de austeridad anunciado.

Esto y más en ¡Qué hay de nuevo!, con Paco Paez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *