Pensándolo bien.

 Pensándolo bien.

Hace algunos días, bajo el aliciente de mi soledad nocturna, estuve meditando sobre la vida, el destino, los vericuetos inexpugnables del sentido de la existencia humana; la conclusión puede ser, como lo dijera Octavio Paz, “no hay sentido, hay búsqueda de sentido”, y eso es lo que hacemos nosotros los seres humanos, buscamos darle sentido a nuestra precaria existencia; algunos lo encuentran en el viejo dicho: “nacimos para ser felices”,  la felicidad, sin embargo, no es más que un estado de ánimo, al igual que el año tiene sus estaciones, el ser humano también, a veces nos sentimos en primavera, otras en otoño y a veces nos agarra el invierno.

Pensándolo bien, la vida en sí es muy sencilla, como dijera ese ilustre desconocido Lennon “todo lo que necesitamos es amor”, eso es lo que nos anda haciendo falta, “amarnos los unos a los otros” aunque algunos sean difíciles de amar. Cuanto más cargues en la maleta, más pesado el viaje, dicen por ahí, que el placer de la vida estuvo en perderse y encontrarse, la búsqueda es el placer. Andándome sintiendo tufos de literato y metiéndome al filósofo de cuarta región, le seguí en la reflexión, y pensé que la educación que nos brindan hoy día, está mal enfocada, si el éxito es el fin, y el éxito lo pintan como: tener un buen auto, una casa hermosa, una bella o bello esposo o pareja, o tener muchas riquezas y ser amado por todos, etc.

Esto nos ha llevado a la tragedia del egoísmo individual, y la terquedad angustiosa de querer siempre más, porque lo mucho es poco y lo poco nunca alcanza. Nos pasamos la vida entera buscando sin tregua ni descanso, lo que nos han vendido por tantos años, desde la época de la televisión, hasta la biblioteca de babel en que se ha convertido el internet, la búsqueda del éxito personal, que han dibujado como la acumulación de riqueza y el reconocimiento personal, nos ha enfrentado al constante “el fin justifica los medios” de Maquiavelo, que hasta hoy nutre a muchas personas, políticos y personajes de la escena mundial. 

No obstante, lo anterior no está mal, querer un mejor nivel de vida, o querer un auto bonito no es malo, es lo que este tipo de personas consideran que le da sentido a su vida;  sin embargo, hoy que todo es visible, una mentalidad de este tipo, da origen a que otras personas que no consideran propio lo anterior, suelen denominar, “fifís”, “conservadores”, etc. Lo que es verdaderamente atroz, considero, es la falta de honradez, cuando un ser humano no es convincente consigo mismo ni con sus propias ideas, se convierte en un vil simulador, en un verdadero fantoche, un actor que representa en vida el papel que más le convenga, para alcanzar sus fines, otra vez aparece en acción el fin justifica los medios de Maquiavelo, y cual príncipes van vanagloriándose por la vida, fingiendo valores y emulando discursos retóricos que endulzan el oído de las masas, pero en realidad, solo es eso, un discurso.

Para finalizar, la vida, como lo dejé dicho, es una búsqueda constante de sentido: el amor, la vida, la soledad, la muerte, el dinero, la amistad, Dios; sin importar el orden de lo antes mencionado, son senderos por los cuales caminamos los seres humanos buscando un sentido a la vida, escojamos el mejor, y seamos convincentes con lo que pensamos y decimos. 

¡Pensándolo bien, como dice el viejo lema, en política, prometer no empobrece, lo que aniquila es creer!

Jesús Norberto García Salas

Licenciado en Derecho por la Universidad Veracruzana, también, se formó como técnico informático en CECATI 31. Cuenta con cursos sobre la reforma en materia de derechos humanos SCJN, así como en materia electoral impartidos por el Tribunal Electoral del Estado de Veracruz. Fue consejero Electoral Distrital y Municipal en las elecciones de 2016 y 2017. Es docente en diversas instituciones de nivel medio superior y superior. También, ha destacado por impartir diversos cursos en materia laboral y sobre derechos humanos. Titular en el despacho jurídico García Dorantes y asociados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *