¡Obrador no se baja!

Victor Medina Gorosave – Fotoperiodista

El 27 de noviembre, como parte de su gira en el estado de Baja California, el presidente Andrés Manuel se topó, como ya es costumbre, con manifestantes  cuyas exigencias iban desde la liberación de un líder pescador, hasta el abastecimiento de medicamentos con cáncer. Después de un evento en Rosarito Baja California, el presidente, abordó su camioneta y salió custodiado por elementos de seguridad, a su salida se vivieron dos momentos que quedan para la historia.

El primero, captado por el lente de Víctor Medina, la foto ya se ha viralizado, se trata de la Señora María Carolina Peña, madre de un líder pescador de la región, Sunshine Rodríguez Peña, quien fue detenido por elementos de la FGR hace unas semanas. En la imagen podemos apreciar el reflejo de esta madre a través del cristal de la camioneta mientras que Obrador solo observa desde el interior del vehículo.

“No fuera la madre del chapo”, así se expresaron usuarios de twitter ante este hecho, pues recordaron que en marzo de este año el presidente de México se detuvo ante un convoy que transportaba a la madre del chapo; incluso, a principios de la pandemia se bajó a estrechar su mano: “un adulto mayor merece todo mi respeto, independientemente de quien sea su hijo”, expresó al día siguiente en su mañanera, entonces, ¿Por qué no hizo lo mismo con Doña Carolina?, algunos analistas políticos han acusado al actual gobierno de tener una alianza con el crimen organizado. Otros defensores de la 4T argumentan que el presidente no se detiene para atender a la gente por “salud” debido a la crisis de COVID-19, sin embargo, él mismo se ha mostrado escéptico a las medidas de seguridad para prevenir los contagios del coronavirus.

La segunda escena se da en el mismo ambiente de exigencias, esta vez una solicitud bastante conocida en todo México: el abasto de medicamentos para tratar el cáncer. Esta vez es una mujer de mediana edad que forcejea con los custodios del presidente, la empujan hacia los lados tratando de abrir el paso a la camioneta, los elementos de seguridad intentan arrebatarle una lona y es entonces cuando ella responde con una cachetada: “queremos quimioterapias”, “¿Cuál es la solución?” gritaba la mujer que se identificó como Irais García, quien por poco es atropellada, pues la camioneta no se frenó en ningún momento.


759 

“Es una lástima que digan que es tan buen presidente”, expresa Irais ante los medios locales, mientras extiende su manta cuyo número 759 expresa los días que llevan mujeres, niños y ancianos sin quimioterapias, comenta que su abuela tiene cáncer y que no la piensa dejar morir, que el presidente sí le respondió, pero le dijo que hablara con “no sé quién”, “entre tanta gente, ya ni siquiera se quién es”. Esta situación es la que viven muchos mexicanos hoy, quienes están decepcionados de haber confiado su voto a un gobierno que ha abandonado a pobres, enfermos y vulnerables. 

No es la primera vez que vemos estas escenas en las giras presidenciales, ya en otras ocasiones la camioneta donde viaja el Presidente ha estado a punto de arroyar a manifestantes, los ha aventado a orillas de carretera o han sido expulsados a los lados de manera violenta por el equipo de seguridad.  

Notas relacionadas

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *