Monreal, émulo de “El Tigre” Azcárraga.

  • Miguel Barbosa, gobernador de Puebla: ¿el próximo “lobo” después de Batres y Sheinbaum?.
  • Está noqueado… pero aún no se entera.

El Gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa, está en la lona; pero… se sigue soñando en  la pelea.

A José Antonio Cañedo White, hijo de don Guillermo Cañedo (el histórico presidente del equipo mexicano de fútbol soccer “América”), y a mí, “El Tigre” Emilio Azcárraga Milmo gustaba contarnos –arrellanado en el sillón de su sencilla oficina en las instalaciones de TELEVISA, en avenida Chapultepec–, el destino que les deparaba a todos sus enemigos:

“Yo soy el cazador aquél que estando en su cabaña, fue avisado por sus vecinos que un lobo rondaba cerca de sus dominios, causando grandes bajas entre la población animal de los alrededores. El cazador se atrincheró en su casa, desde donde empezó a escuchar los aullidos del lobo cada día más cerca, para comenzar a limpiar el rifle. Cada vez más confiado, el lobo se atrevió a circundar la choza…sin saber que ya estaba muerto”.

El lobo sería Luis Miguel Barbosa, aún gobernador de Puebla. Y el cazador, Ricardo Monreal.

Ricardo Monreal es fajador

Es un buen fajador.

Jurisdiccionado a la Gran Logia Valle de México, es un socialdemócrata que ha logrado salir victorioso de sus hasta ahora más resonantes combates.

En abril del 2013, el aparato de Inteligencia del gobierno de Enrique Peña Nieto libró a Ricardo y a su hermano David, de ser asesinados en un ataque urdido por el narco. El comando enviado para ejecutarlos, ya se encontraba hospedado en un hotel del entonces Distrito Federal, pero fue neutralizado por agentes federales, gracias a tareas de espionaje. Por ello, en algunos cìrculos empezó a correrse la versión de supuestos vínculos y hasta desencuentros de los Monreal con el crimen organizado. 

Los dos zacatecanos, Ricardo y David, en aquél momento eran legisladores: Ricardo, diputado federal, y David, senador. Hoy, como bien sabemos, Ricardo es senador y su hermano gobernador electo de Zacatecas.

Pero lo más interesante de todo es que en ese entonces, Ricardo era precisamente el Coordinador de los Diputados Federales del MC (Movimiento Ciudadano), hecho que en este momento, oportunamente re ilumina el papel que ha jugado Movimiento Ciudadano dentro de la estrategia general de la masonería socialdemócrata, y cómo siempre ha funcionado dicho Partido como bisagra intrapartidista para los objetivos de la corriente masónica no liberal.

De hecho, Ricardo es un fiel ejemplo que echa por tierra la infantil visión de los “analistas” bisoños, ingenuos o mal intencionados, que creen o divulgan que en México se da una lucha política partidista. Nada más falso. Lo que desde antes de la consumación de la Independencia ha prevalecido y dividido al país, es la confrontación entre corrientes masónicas que postulan proyectos políticos divergentes. Para los iniciados, lo que menos importa es el nombre del Partido político que los postula o en el que supuestamente “militan”. Lo que está por encima de ello es el objetivo de fondo, el proyecto revolucionario que los inspira. Eso es lo que hace comprensible, por ejemplo, la carrera político-partidista del propio Ricardo Monreal.

En efecto, Ricardo Monreal inició su carrera legislativa de la mano del PRI, en el mismo año que éste Partido postuló a Carlos Salinas de Gortari como candidato a la Presidencia de México: 1988. En dicho año, por primera ocasión ocupó Monreal una curul en la Cámara de Diputados. Y durante los 10 años siguientes, Monreal siguió en las filas priistas, hasta que rompió con dicho Partido, cuando éste no quiso postularlo como su candidato al gobierno de Zacatecas, al considerar que había que darle juego a otra corriente en dicho estado.

En el fondo, sobrevino aquél choque monrealista con el PRI, porque en los planes de la masonería socialdemócrata estaba no soltar nunca más a Zacatecas y convertir a esa entidad en uno de sus cotos de caza, utilizando cualquier membrete o partido político como su ariete, con tal de retenerlo. Esto último, después de que el economista socialista Arturo Romo Gutiérrez, Gran Maestro de la Masonería Grado 33o, había sido gobernador, de septiembre de 1992, a septiembre de 1998. 

Arturo Romo, encerrado en el círculo rojo.

Así que como el PRI no quiso refrendar la gobernanza zacatecana a la masonería socialdemócrata, ésta usó a otro de sus membretes, el PRD, y postuló a Ricardo Monreal.

Para que no haya ninguna duda acerca de lo que estoy afirmando, hay que recordar que Arturo Romo Gutiérrez fue uno de los llamados “Economistas Gerber” que utilizó Luis Echeverría para inyectar la ideología socialdemócrata al PRI durante su sexenio, y expulsar a la corriente Liberal tanto del Partido Revolucionario institucional como de las dirigencias nacionalistas del sector sindical. 

En efecto, Romo Gutiérrez (insisto, Grado 33o de la Masonería), adscrito al Supremo Consejo de México(de las calles de Lucerna), y no al original Supremo Consejo de México de la República Mexicana, de las calles de Puente de Alvarado,  fue uno de los “asesores” que el echeverrismo incrustó a la CTM liberal y nacionalista de Fidel Velázquez. Y para que no quedara ninguna duda acerca de cuáles eran sus intenciones, sus objetivos, Romo y socios, sin ser obreros, sin ser lìderes de sindicato alguno, sino simples “asesores” rojos impuestos por el echeverriismo, crearon un fantasmagórico “Grupo José María Morelos”, a través del cual lanzaron una proclama dentro de las filas cetemistas, en la que aseguraban que “la única alternativa” que tenían la CTM y las centrales sindicales, “consiste en radicalizar sus posiciones” frente al “verdadero riesgo”, constituido por “los reaccionarios (capitalistas, banqueros, grandes empresarios)”: Documento de Trabajo presentado por el Grupo “José María Morelos y Pavón” a la Asamblea Nacional de Análisis de la Reforma Política, CTM, México, D. F., 14 de enero de 1978. ¡Para que se enteren los seguidores de “Sí Por México” y “Va Por México”, “de qué lado masca la iguana”!  

Así que una vez que Arturo Romo Gutiérrez, como “premio” a su labor de zapa dentro de la CTM, fue impuesto como gobernador de Zacatecas el 12 de septiembre de 1992…heredó el cargo a Ricardo Monreal, siendo ya este miembro del PRD. Y para que no hubiera duda de que Zacatecas, repito, debiera ser considerado coto de caza de la masonería socialdemócrata, Monreal a su vez dejó en el cargo no a un hombre, sino a una mujer de la misma línea, Amalia García, también del PRD: hasta que los liberales recobraron la plaza en el 2010…para volverla a perder este junio de 2018, ante David, hermano de Ricardo Monreal.

Por cierto, antes de la más reciente victoria monrealista-socialdemócrata en Zacatecas, ya en el 2016, el mismo hermano de Monreal fue impulsado por dicha  corriente para la gubernatura de dicho estado, pero negligencias personales de David, lo hicieron perder. Aquí está la demostración clara de ello: una conversación telefónica de reclamo por parte de Ricardo Monreal a su hermano:

Es así como, con su trayectoria personal, Ricardo Monreal ha demostrado que lo que importa es el proyecto, no el membrete que se use. Por ello es que después de ser Diputado federal por el PRI, gobernador de Zacatecas por el PRD, en 2008 se afilió al PT (Partido del Trabajo); en 2009 pidió licencia temporal Senado para ser investigado por acusaciones que lo ligaban con el narcotráfico; en 2012 fue el Coordinador General de la campaña presidencial de AMLO por el Movimiento Ciudadano; luego fue Diputado federal y líder de la bancada del “Movimiento Ciudadano” (MC)…y ahora es líder de la bancada del Senado pero por MORENA.

El segundo gran combate estelar lo sostuvo en el 2018, ante Claudia Sheinbaum.

Una cosa es ser socialista (socialdemócrata) e incluso comunista, siendo Iniciado en la Masonería, y otra muy distinta es únicamente ser comunista, militante o no del Partido Comunista, pero no siendo masón.

Son dos cosmovisiones distintas. De ahí surgen encontronazos entre ambas. Hoy lo vemos en Venezuela, por ejemplo, donde los masones liberales Juan GuaidóLuis Almagro (secretario general de la OEA) y gobiernos Liberales del Continente, se oponen a Nicolás Maduro, socialista no masón. Es, quizá el ejemplo más nítido.

Juan Guaidó, el primero de izquierda a derecha.
El secretario general de la OEA, Luis Almagro, de lentes.

Con Claudia Sheinbaum tuvo su primer enfrentamiento, en la búsqueda de la candidatura por MORENA al gobierno de la Ciudad de México.

Andrés Manuel López Obrador le había prometido que él sería. Sin embargo, luego lanzó y respaldó la candidatura de Sheinbaum. Y los puso a competir. Pero AMLO inventó la realización de una “encuesta”, sólo para encubrir la imposición de Claudia. Monreal se molestó y amenazó con dimitir. Fue así como Andrés Manuel lo convirtió en Senador y líder del Senado. Ganó perdiendo, porque a él no le estalló, como jefe del gobierno capitalino, ni el COVID ni el desplome de los 2 trenes de la Línea 12 del metro.

Por el contrario, hermanos masones de Monreal, de la Gran Logia Valle de México, se han visto involucrados con todo el melodrama de la Línea 12: desde Miguel Ángel Mancera, ex jefe del gobierno de la Ciudad de México respaldado y asistido cotidianamente por el Gran Maestro (Gado 33o) Manuel Jiménez Guzmán(QEPD), hasta el Gran Maestro (Grado 33o) Jorge Gaviño Ambriz, ex director general del Metro (Sistema de Transporte Colectivo). Pero Monreal, para su fortuna, quedó al margen. Si hubiera sido el jefe de gobierno, seguramente le habría estallado el asunto del desplome.

Gaviño Ambriz, ex Gran Maestro de la Gran Logia del Valle de México, en el presidium durante alocución de Fernández Noroña. Al lado de éste, Yeidckol Polevnsky, en ese momento presidenta nominal de MORENA.

El tercer gran combate de Ricardo Monreal fue con Martí Batres.

La confrontación fue dura… pero igualmente salió bien librado el zacatecano.

Batres fue anulado. A pesar de todas las protestas y pruebas presentadas, no pudo con Monreal. Y perdió la presidencia de la Mesa Directiva del Senado de la República.

La cuarta pelea es Puebla.

Después de la liquidación de los Moreno – Valle en el helicopterazo del 24 de diciembre del 2018, la masonería socialdemócrata pareció reclamar esa posición como propia, en virtud de que uno de los suyos -el ex gobernador poblano- había perdido la vida. Fue por dicha razón que lanzó la postulación de Alejandro Armenta Mier, para que fuera el abanderado de MORENA en las elecciones extraordinarias.

Sin embargo, luego de una agria confrontación entre Armenta Mier y Miguel  Barbosa, finalmente se aceptó la imposición de éste último y, para dejar constancia que tenía peso en la demanda de que el candidato de MORENA al gobierno de Puebla, en sustitución de la fallecida Martha Erika, fuera Armenta Mier…Monreal hizo que se fumara la pipa de la paz en su propio despacho y de manera pública. Es decir, para dejar constancia.

El problema está en que, a sabiendas de que aquél pacto entre Armenta y Barbosa incluyó que el primero sucedería o sucederá al segundo en el cargo…Barbosa acaba de regalar Puebla al trío PAN-PRI-PRD, en detrimento de MORENA. El propòsito, como se sospechaba desde antes de los comicios, sería evidente: complicarle al máximo el triunfo electoral a Armenta, en los próximos comicios para la gubernatura.

La presunta jugada de Barbosa contra Ricardo MonrealAlejandro Armenta no sólo habría consistido en regalar la plaza al enemigo, pues, sino reforzar a facciones locales anti monrealistas y anti armentistas, como la de Javier López Zavala-PSI (Partido Pacto Social de Integración).

La presidenta municipal saliente de la capital poblana a la que se hizo perder el pasado día 6, Claudia Rivera Vivanconunca fue del agrado del aún gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosaporque su ascenso al poder en las elecciones del 2018, fue producto del pacto tejido por Rafael Moreno Valle con AMLO. Es decir, a cambio de operar el “triunfo masivo” de AMLO en Puebla, cobró con el acceso de su esposa, Martha Erika, a la gubernatura del estado. De la misma manera, el propio Moreno-Valle consintió el arribo de Claudia a la presidencia municipal. A sabiendas de todo ello, de ese paquete negociado por Moreno – Valle, Barbosa acosó desde el primer minuto de su mandato a la presidenta municipal de la capital poblana, la susodicha Claudia Rivera Vicanco. De tal suerte que con ese acoso, Barbosa trabajó directamente contra la reelección de ella y contra la imagen del propio partido MORENA en el estado. Y eso…tiene un costo. Una factura a pagar.

Por lo demás, el gobierno de Barbosa se ha caracterizado por dos cosas: ser magro en obras y en ambio pródigo en persecuciones polìticas. Y los poblanos, más que venganzas políticas, demandan bienes y servicios.  

Los resultados de las elecciones del pasado 6 de junio en Puebla, entonces, son vistos como representativos de venganzas polìticas domésticas y el acarreo de votos en favor de los coaligados en las negociaciones de Barbosa

Así las cosas, ciertamente Barbosa pudo liquidar fácilmente a Claudia Eivera Vicanco y, con ello, quiérase o no, complicarle las futuras elecciones estatales a Monreal-Armentapero, objetivamente, también con dichos resultados entregó malos resultados a AMLO y a MORENA

Sin embargo, lo principal, lo más importante, es que el enemigo que ahora, con dichos resultados,  enfrenta Barbosa no sólo a Alejandro Armenta, sino a Ricardo Monreal, quien tiene en Armenta a uno de sus principales y leales colaboradores

De tal manera que frente a todas las maquinaciones de las que se responsabiliza al barbosismo en los mentideros políticos, el equipo de Monreal parece haber tocado el punto más sensible para Barbosa: la investigación en torno a la liquidación de los Moreno – Valle en el helicopterazo.

Moreno – Valle era pieza clave de la masonería socialdemócrata. 

Reconocimiento masónico a Rafael Moreno-Valle. Presente, entre otros muchos, el Gran Maestro de la Gran Logia Valle de México, Martín Alberto Dávila Bello (segundo de derecha a izquierda) y el entonces “Soberano Gran Comendador” del Supremo Consejo masónico de Lucerna, Manuel Jiménez Guzmán. (el quinto de izquierda a derecha).

El hecho de que ahora, intempestivamente, la justicia federal “atraiga” el caso del helicopterazo… es visto por los analistas y observadores como gravísimo y un mensaje muy claro para el equipo de Barbosa.

En efecto, hasta ahora, las indagatorias y acciones punibles se habían venido tomando desde el aparato judicial del estado poblano, que responde a los intereses del mandatario local. Merced a ello,las culpas se han dirigido o desviado a personajes menores, como los de una empresa encargada de prestar servicios aeronáuticosPero la “atracción” del caso Moreno – Valle a un nivel Federal…bien puede redireccionar las investigaciones y culpas hacia Puebla

Eso lo sabe Barbosa. Y eso, por supuesto, lo saben Monreal y Armenta.

Esto último pareciera confirmar la equiparación de Monreal con mi ex jefe y amigo, Emilio “El Tigre” Azcárraga, en el sentido de que el voraz lobo que rondó en Puebla durante las elecciones para comerse a Alejandro Armenta y a Claudia Rivera Vicanvo, ya obligó a Ricardo Monreal  -el héroe de las mil batallas-, a limpiar el rifle

Leave a reply