Misericordiosismo del Tribunal de Justicia veracruzano: baja años de cárcel a pederasta que atacó a su hijita

* CON SU DECISIÓN, EL MÁXIMO TRIBUNAL DEL ESTADO ENVÍA UN MENSAJE EQUIVOCADO A LA SOCIEDAD. * PRIMERO EL RIGORISMO LEGAL...QUE EL SAÑO PSICOLÓGICO, MORAL Y FÌSICA DE UNA INOCENTE.
0
59

El Tribunal Superior de Justicia del Estado de Veracruz decepcionó a la sociedad y envió un mensaje desafortunado para las familias y los niños: redujo la pena a un pederasta que violó a su propia hija.

Con ese tipo de determinaciones, se genera desconfianza en la sociedad veracruzana, que observa cómo, en vez de ser respaldada ante los actos realizados por personas con patologìas mentales, es minusvalorada.

Resulta que por unanimidad, los magistrados del Tribunal Superior del Estado redujeron de 18 a solo 13 años la pena de prisión contra un pederasta que abusó sexualmente de su propia hija.

El sujeto cometió el delito de pederastia agravada. Los hechos se remontan a 2019, cuando el hombre acudió a la casa de su exesposa para recoger a sus hijas y llevarlas a vivir con él y su nueva pareja durante un fin de semana.

Sin embargo, el sujeto les dijo que sólo se llevaría a la mayor, a quien precisamente atacó después.

Él trabajaba como supervisor de conductores de transporte, por lo que la llevó a una bodega de la empresa. La niña solo recuerda que recobró el conocimiento cuando el sujeto apareció a sus ojos completamente desnudo pero con zapatos puestos y hablando por teléfono.

El padre exigió a la niña que no platicara a ninguna de la persona de la sucedido. La llevò el fin de semana a convivir en la casa de él con su nueva pareja y, al regresar con su madre, la niña contó a ésta todo lo sucedido.

El pederasta fue condenado a 18 años de prisión. De la misma manera le impusieron una cantidad a pagar como “reparación” para la víctima.

Pero ahora resulta que los jueces consideraron que la pena impuesta al pederasta era “elevada” y además “violatoria” del artículo 84 del Código Penal, porque las sanciones que recibió eran “incongruentes con el grado de culpabilidad ligeramente superior al mínimo y no equidistante entre la mínima y la media más cercana a la primera”.

De tal manera que para los jueces del Tribunal Superior del Estado de Veracruz, los cálculos importan más que el grave daño físico, moral y psicológico provocado a una inocente e indefensa por parte del pederasta, para colmo su propio padre.

Comments are closed.