México en tiempos del Coronavirus. Segunda parte.

 México en tiempos del Coronavirus. Segunda parte.

A Paola y Victoria, porque sin ellas nada tendría sentido.

16 de abril de 2020. Coatzacoalcos, Ver; México. – Después, más infectados, la barbarie, la desazón en el corazón por no saber cuando terminara el encierro, la condescendencia de las autoridades por no atender el problema de forma inmediata, la escasez de medicamentos y equipo médico de calidad que brinde seguridad a doctores, enfermeras y demás personal de hospitales, poco a poco el mundo se va sumergiendo en una blancura más densa que la nieve, “el manto blanco”, que es esta ceguera que repentinamente se generó esta por reinar en todos los rincones de la tierra. Esta reseña de la novela “ensayo sobre la ceguera” de José Saramago, nos deja una gran lección, en la siguiente frase: “Creo que nos quedamos ciegos, creo que estamos ciegos, ciegos que ven, ciegos que, viendo, no ven.” Ojala todos la aprendiéramos.

Precisamente, lo que vivimos en México es una reacción tardía por parte de las autoridades, y también por omisiones de la sociedad civil, el día 24 de marzo se decretó oficialmente la entrada en la fase dos por el COVID-19, no obstante la declaración del máximo representante del gobierno en misma fecha diciendo “Yo les voy a decir cuándo no salgan”, a pesar de que antes dijo “No soy todólogo” según él no es quien para dar opiniones sobre el tema, el día 28 de febrero aseguró “No es, según la información que se tiene, algo terrible, fatal. Ni siquiera es equivalente a la influenza”. “Estamos preparados para enfrentar el coronavirus”, hoy vemos que no es así, a pesar de ello antes si era “todólogo”, hoy ya no, derivado de las malas decisiones que reafirman su poca capacidad ante tal Pandemia, hoy no es el gobernante seguro, hoy se dio cuenta que ya no está en campaña y que es el capitán de un gran barco que se le está yendo inexorablemente a un precipicio del cual ni los que el denosta diciéndoles “conservadores” quisieran en el futuro más próximo.

En fechas recientes Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), afirmo que era una “irresponsabilidad” no tomar estas medidas económicas o un plan económico efectivo que apoye a las Pymes, porque está en juego la forma de subsistir de millones de familias que dependen de sus empleos, sin embargo, en el plan económico que presentó el presidente el 5 de abril para hacer frente al coronavirus, y que tanto se esperaba dieran estímulos fiscales a las empresas, no pasó lo esperado, se abocó hacer más de lo mismo, el plan económico de su llamada cuarta transformación el cual consiste en ir de la “Austeridad republicana a la pobreza franciscana y de ahí a la penuria Calcutiana”, palabras de Alfonso Romo a Leonardo Curzio, que fueron afianzadas por el primer mandatario, el primero de febrero de 2019, al decir que si es necesario así estaremos en la “pobreza franciscana” y con el plan de rescate económico que presentó en fecha pasada, sobra decir que pasaremos a la “penuria Calcutiana”.

Queda de manifiesto que la inversión no se le da a un presidente que vive en el pasado, con ideas tan obsoletas que lo ponen en evidencia día con día, evidencia el tren maya, que está visto como una obra que destruirá manglares y que con una consulta a modo, que solo fue confiable para él, afianzó la destrucción de una gran reserva natural, otro fino ejemplo la refinería, que está más que visto, a nivel mundial son ya obsoletas por la gran cantidad de emisiones de gases contaminantes, además, México tiene firmados y ratificados protocolos como el de Kioto el cual versa sobre la reducción de gases de efecto invernadero, por lo cual los países del primer mundo están optando por energías limpias, salvo el vecino estados unidos que es el mayor emisor de este tipo de gases y al que no le importa en absoluto el medio ambiente.

Aunado a lo anterior, y para continuar con el desacierto de las políticas económicas impuestas por el primer mandatario en tiempos del Coronavirus, como no brindar facilidades fiscales al menos a las empresas que son las que en gran medida mueven la economía del país, derivado de que el sector terciario es el que produce una gran cantidad de producto interno bruto según datos del INEGI, pero con las políticas actuales se desaceleró la economía y presenta un crecimiento respecto del trimestre anterior del 0.0 %, ahora sí, estamos frente a la “pobreza franciscana” que no le importa al presidente.

A pesar de que pidieron a las empresas no despedir a trabajadores, y pagar indemnización en base al salario íntegro como lo dejé precisado en mi artículo del primero de abril, no se brindaron apoyos ni beneficios fiscales a empresas, AMLO fue tajante, el día 23 de marzo en conferencia matutina aseveró “Ya nada de rescates al estilo del periodo neoliberal que le daban a los bancos, a las grandes empresas, no, que ni estén pensando en que van a haber condonaciones de impuestos u otros mecanismos que se usaban antes, si tenemos que rescatar, ¿a quién hay que rescatar? A los pobres, por el bien de todos primero los pobres”.

¿Los pobres? lástima que no todos los empresarios son sus amigos, si así fuera lo defendieran de los llamados “fifís”, como Ricardo Salinas Pliego de Grupo Salinas, quien en conferencia pública de fecha 25 de marzo, lo defendió de la envestida de “la oposición fifí que desean ver mal a México”, según Salinas Pliego. Así mismo, Obrador pidió a las empresas solidarizarse y seguir al pie del cañón con sus pagos de impuestos, pero Pliego tiene varias deudas de impuestos de sus empresas, Grupo Salinas evita pagar 14 mil millones de pesos, de acuerdo a grupo Reforma, el informe anual del grupo empresarial, integrado entre otras filiales por Banco Azteca e Italika, tienen los detalles de seis créditos fiscales. Está bien visto por el presidente que los empresarios apoyen pagando sus impuestos, salinas pliego debería hacer lo mismo, o tal vez busca la condonación en el pago de sus impuestos, no creemos que sea así, él es fiel al presidente por convicción propia, no por buscar algún beneficio.

Ahora bien, en el rescate económico del cual hablamos proferido el 5 de abril, anunció López Obrador, que se quitaran aguinaldos y disminuirán salarios de altos funcionarios: “En esta crisis, subrayo, transitoria, a cada quien le toca hacer su parte. De manera específica informo que he hecho una consulta y hay un consenso: se bajarán los sueldos de los altos funcionarios públicos y se eliminarán los aguinaldos desde el cargo de subdirectores, hasta el del presidente de la República”, o sea otro acto de inconstitucionalidad por parte del primer mandatario, puesto el Artículo 127 constitucional precisa que los servidores públicos tienen derecho a una remuneración adecuada e irrenunciable por el desempeño de su función, su Fracción I menciona que se considerará remuneración o retribución toda percepción en efectivo o en especie, incluyendo el aguinaldo. Luego entonces, es una clara violación a la constitución y una completa ilegalidad, ya que dispone el numeral 10 de la LFTSE (Ley Federal de Trabajadores al Servicio del Estado) “son irrenunciables los derechos que la presente ley otorga”, además, atendiendo al principio de derecho que dice que los derechos laborales son irrenunciables.

Consecuentemente, el jueves 2 de abril el primer mandatario dijo “no nos debe importar lo que hagan en otros países, nosotros estamos transformando a México” continuo diciendo: “Vamos a salir adelante. Ayer usé por primera vez el término ‘crisis transitoria’. Esto no va a tardar, y vamos a salir fortalecidos. Y vamos a salir fortalecidos porque no nos van a hacer cambiar en nuestro propósito de acabar con la corrupción y de que haya justica en el país. Por eso vamos a salir fortalecidos, o sea, que nos vino esto como anillo al dedo para afianzar el propósito de la transformación”.

Una pandemia que está acabando con millones de personas en el mundo, y en el país ya cuenta con algunas víctimas de este mortal virus, pero al primer mandatario del país “le vino como anillo al dedo”, el humanista que era se convirtió en el más vil mercenario, en lo que más odiaba, en lo que tantas veces profirió como Conservadores y Neoliberales, tergiversando conceptos a su modo, para vituperar a los que estuvieran en su contra y hoy declaraciones así no suman a un México polarizado, por la incertidumbre económica y de inseguridad que se viven.

Como consecuencia, el Estado está en la zozobra, los que menos tienen son los que más afectados se ven, a pesar de eso el gobernador de puebla Barbosa, profirió el día 25 de marzo “Si ustedes son ricos, tienen el riesgo (de contagiarse). Si ustedes son pobres, no. Los pobres estamos inmunes”. Entonces la mayoría de mexicanos no se va enfermar, porque la mayoría vive en pobreza, estamos salvados, polémica, irrisoria la declaración, lastimosa y ofensiva. Que nos queda más que salir adelante como sociedad civil, porque los que gobiernan no se ve para cuando asuman sus responsabilidades.

Para continuar, la tecnología se ha visto favorecida con el confinamiento que se vive en el país las plataformas de conferencias online se están viendo acrecentadas exponencialmente, las redes sociales hoy son el pan nuestro de cada día, no obstante, reitero las palabras de Mario Vargas Llosa en su discurso de aceptación del Nobel de literatura en 2010: “Para que no retrocedamos a la barbarie de la incomunicación y la vida no se reduzca al pragmatismo de los especialistas que ven las cosas en profundidad pero ignoran lo que las rodea, precede y continúa. Para que no pasemos de servirnos de las máquinas que inventamos a ser sus sirvientes y esclavos.” Hay que leer, aprovechar la literatura como un escape, como una tabla de salvación en el naufragio, porque solo leyendo e informándonos no creeremos lo que nos dicen, de la buena literatura se aprende el espíritu crítico, es por eso que en todos los regímenes totalitarios se busca la forma de controlar y hasta manipular a los escritores, la censura, amiga favorita de los dictadores, es el cáncer de todo régimen democrático.

Para finalizar, el amor a la lectura solo puede llegarnos por contagio, si nuestros hijos ven que nos divertimos leyendo ellos tomaran el ejemplo, y así poco a poco formaremos una sociedad mejor, una sociedad en la cual todos busquemos salir de las tinieblas de la ignorancia mediante las luces de la razón, una sociedad más justa, como dijera García Lorca, no solo de pan vive el hombre sino de cultura alimenta su alma, es por eso que debemos leer, algún día dijo Jorge Ibargüengoitia que ojala se prohibieran los libros, para que así todo el mundo quisiera leer, puesto que a los seres humanos nos gusta lo prohibido, la literatura nos da muestra de ello en “Fahrenheit 451” de Ray Bradbury, los bomberos no apagan fuegos; su trabajo es encenderlos. Los libros están prohibidos, y cuando descubren a alguien que esconde algunos ejemplares, queman su casa hasta los cimientos. 451 grados Fahrenheit: la temperatura a la que arde el papel. Para que no terminemos en esa visión que tuvo el autor Giovanni Sartori en su compilación de ensayos y artículos “Homo Videns” o la sociedad teledirigida, una sociedad que solo consume ruido e imagen como el cuento de Mario Benedetti, del mismo nombre, por eso debemos seguir leyendo y aprendiendo, finalizo con las palabras del discurso de aceptación del Nobel de Neruda “En conclusión, debo decir a los hombres de buena voluntad, a los trabajadores, a los poetas, que el entero porvenir fue expresado en esa frase de Rimbaud: solo con una ardiente paciencia conquistaremos la espléndida ciudad que dará luz, justicia y dignidad a todos los hombres.”

“México saldrá adelante armado de una ardiente paciencia y al final alcanzaremos el espléndido país que dará luz, justicia y dignidad a todos los hombres”.

Jesús Norberto García Salas

Licenciado en Derecho por la Universidad Veracruzana, también, se formó como técnico informático en CECATI 31. Cuenta con cursos sobre la reforma en materia de derechos humanos SCJN, así como en materia electoral impartidos por el Tribunal Electoral del Estado de Veracruz. Fue consejero Electoral Distrital y Municipal en las elecciones de 2016 y 2017. Es docente en diversas instituciones de nivel medio superior y superior. También, ha destacado por impartir diversos cursos en materia laboral y sobre derechos humanos. Titular en el despacho jurídico García Dorantes y asociados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *