¡Lo prometido es deuda! Servicios de salud como Dinamarca, Canadá o Reino Unido.

El 16 de enero de este año y ya con conocimiento del COVID-19 que brotaba en China, el presidente Andrés Manuel López Obrador prometía que, para este 1ro de diciembre los servicios de salud en México estarían como los de Dinamarca… bueno, en realidad dijo “así aspiramos”.

Este video volvió a tomar relevancia luego de que una usuaria de Twitter recordara que ya faltaba poco para tener servicios de salud de primer mundo. Y curiosamente hoy la compañía de análisis de datos mundial Bloomberg clasificó a México como el peor país para vivir durante la pandemia; así es, de 53 países analizados, estamos en el número 53… en el primer lugar está Nueva Zelanda, quien se ha destacado por domar la pandemia y por supuesto, los vecinos de China: Japón y Corea del Sur, caracterizados porque sus habitantes han sido disciplinados con las medidas de seguridad.

Entonces, ¿Cómo estamos en el tema de salud?No es por ser pesimista, pero la realidad es que estamos a años luz de servicios médicos como en Canadá, para ello solo basta recordar que en lo que va del sexenio de “AMLO”, se eliminó el Seguro Popular, se retiró el apoyo a las mujeres con cáncer, se retiró parte del presupuesto para quimioterapias de niños con cáncer, no se cumplió con el abastecimiento de medicamentos y materiales para la salud, se cancelaron varias obras públicas en todo el país que estaban destinadas a ser hospitales o centros médicos, todo porque se comenzaron a desarrollar en los gobiernos “neoliberales” y todo esto antes de que llegara la pandemia a México, ahora por su puesto va a ser fácil echarle la culpa a ésta de no alcanzar el objetivo, pero “¿que no esta pandemia nos cayó como anillo al dedo?”.

Largas eran las filas de los cientos de pacientes infectados con COVID-19 afuera de los hospitales públicos esperando ser atendidos, y ni el convenio con hospitales privados logró domar jamás la curva que Gatell prometía cada semana bajaría, nunca hubo una verdadera estrategia para prevenir los contagios, un día el doctor Gatell nos decía que el cubrebocas no servía de mucho y al siguiente se presentaba en la conferencia con uno, el mismo que dijo era preferible tener cien niños contagiados que uno, el mismo que dijo que “la fuerza del presidente es moral y no de contagio”, nada más para recordar.

Ahora, a más de 100 mil muertos, las medidas se relajaron, la gente se cansó de esperar los servicios de primer mundo y prefirió quedarse en casa a tratarse con remedios caseros o medicina alternativa , porque llegar al hospital a ser intubado en México, es casi una sentencia de muerte… ya que 8 de cada 10 pacientes intubados muere, según el mismo IMSS; y bueno, DEL ISSSTE, PEMEX, o el INSABI mejor ni hablamos.

Por cierto, el 1o de diciembre, fecha que prometió el Presidente, se celebra el “día de la lucha contra el SIDA”, hay que recordar que a mitad de año, en medio del punto mas crítico de la pandemia, pacientes con este padecimiento se manifestaron para exigir el abasto de sus medicinas.

Todavía estamos a siete días de llegar a la fecha prometida, y bueno, a lo mejor ocurre un milagro de navidad, a lo mejor lleguen los medicamentos para los niños con cáncer, a lo mejor por fin se abastecerán los hospitales, a lo mejor se logre por fin domar la curva, a lo mejor sí nos llegue la vacuna para diciembre como dice Ebrard…

Notas relacionadas

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *