* PERO EN EL FONDO, LAS POLÍTICAS ECOLOGISTAS HAN IMPUESTO EN EUROPA LIMITACIONES AL USO DE “CONTAMINANTES”…Y ESO ESTÁ LLEVANDO A UNA ESCASEZ MUNDIAL DE COMBUSTIBLE, AL BAJAR LAS INVERSIONES EN NUEVOS PROYECTOS.

No se trata de una simple protesta callejera contra los costosos billetes: la revuelta que enardece a Kazajstán desde el 5 de enero es una verdadera crisis política, que afecta sobre todo a la nueva clase media alta y que podría desembocar en una campaña nacionalista y antioccidental. 

Así lo explicó a la Agencia Fides el P. Edoardo Canetta, misionero en Kazajstán durante 20 años, cinco de los cuales vivió como Vicario General de Asia Central, ahora profesor en la Academia Ambrosiana de Milán. “Hasta el año pasado – observa – en Kazajstán, el combustible costaba 40 centavos el litro, un precio impensable en Italia. Hoy esos aranceles se han duplicado y, paralelamente, la inflación ha alcanzado picos muy elevados. Todo esto ha llevado a la clase media a protestar violentamente: son esos ciudadanos los que se sienten más afectados, ya que los pobres no poseen automóvilesLa gente no puede entender por qué un país que ‘flota’ con gas y petróleo tiene que pagar cantidades tan altas para conseguir suministros ”

Este fenómeno, explica Don Canetta, se debe a los acuerdos plurianuales firmados entre Kazajstán y las grandes empresas petroleras y energéticas inmediatamente después del colapso de la URSS:

“Cuando cayó la Unión Soviética, Kazajstán, como todos los países del área, fue en un estado de pobreza absoluta. Por lo tanto, acordó celebrar contratos, aún vigentes hoy y por varios años, según los cuales solo un porcentaje muy bajo de las ganancias de las extracciones va al paísPara enriquecerse de esta actividad que se lleva a cabo en territorio kazajo son, por tanto, las grandes empresas extranjeras, que, en cambio, han apoyado inversiones y aportado tecnología, investigación y recursos humanos. Sin embargo, el pueblo kazajo no comprende el motivo de estos acuerdos y sigue reclamando la propiedad de los campos. Por eso, por mucho que transcurran las protestas de estos días, no es impensable que se eche la culpa a los extranjeros y que se pueda emprender una campaña nacionalista, especialmente contra los occidentales ”.

 La revuelta comenzó en las primeras horas del 5 de enero y afecta a varias ciudades kazajas, pero tiene su epicentro en Almaty, la capital financiera de Kazajstán. 

Desde el principio, las protestas adquirieron características violentas: decenas de manifestantes resultaron heridos o muertos en los enfrentamientos, 18 agentes de la ley perdieron la vida y más de 2000 personas fueron detenidas. 

Los alborotadores ocuparon y saquearon estaciones de televisión y aeropuertos, lo que provocó la suspensión de las conexiones aéreas. Ya desde las primeras horas de la revuelta, el país estaba aislado: las conexiones telefónicas son precarias y la conexión a Internet está casi totalmente ausente, como confirma a la Agencia Fides el P. Guido Trezzani, director nacional de Caritas, residente en Talgar, una ciudad en unos pocos kilómetros de Almaty:

“Desde hace dos días – observa el misionero – se declara el estado de emergencia debido a los disturbios que se han desatado en varias partes del país. La primera consecuencia es que bloquean Internet y todos los servicios relacionados. En algunos momentos es posible utilizar el correo electrónico, pero se han bloqueado otros servicios como Skype y redes sociales ”. 

Mientras tanto, mientras las tropas enviadas por Rusia en apoyo del gobierno han llegado al país,

SIR.

Leave a reply