Se está produciendo “un estrangulamiento financiero del sector” al que una cisterna les cuesta de un día para otro entre 6.000 y 9.000 euros más.

Llenar el depósito del coche supone en muchos hogares un esfuerzo económico adicional con el que no contaban hace meses. La escalada en los precios del carburante, que llega incluso a los 2 euros el litro en algunas estaciones de servicio, ha hecho que ya se esté notando el descenso del consumo. Según la Confederación Española de empresarios de estaciones de servicio fue la semana pasada cuando empezaron a percibir menos clientela, si bien, ante bulos que hablaban de posibles desabastecimientos, las gasolineras se les llenaban de conductores de inmediato.

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ahora pagamos hasta 22 euros más que hace un año al llenar el depósito del coche respecto a comienzos de año y eso ha hecho que las ventas de gasolina y gasóleo haya descendido entre un 15 y un 20%.Las empresas empiezan a reducir el tamaño de los productos por la inflaciónPatricia Malagón

Nacho Rabadán, el director general de la Confederación de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEEES), asociación que engloba a 4.000 de las 11.000 gasolineras que hay en España, en conversación con Libre Mercado denuncia que las estaciones pequeñas y de zonas rurales (que venden menos litros) son las que peor lo están pasando. “La situación de las estaciones de servicio en España es muy difícil. La mayoría son pymes y micropymes de carácter familiar”, explica.

Relacionado

“A la hora de comprar una cisterna para abastacerse estamos viendo oscilaciones de precio entre 6.000 y 9.000 euros con dos días de diferencia” asegura Rabadán, que pone de manifiesto que “muchas están teniendo serias dificultades a la hora de poder pagar esas cisternas para tener producto en sus instalaciones”. Y no es la única traba con la que se encuentran, ya que la factura que pagan de electricidad también está por las nubes.

Ante los posibles cierres temporales de este tipo de estaciones de servicio en los próximos días, el director de la Confederación de Empresarios de Estaciones de Servicio alerta de que “se pueden crear “zonas de sombra de suministro de energía para la movilidad que serían muy complicadas de solucionar”. Por eso reclaman una revisión a la baja de la fiscalidad de los carburantes. “En otros países ya lo han hecho” presiona Rabadán, que además le pide al Gobierno que, si lo hace, “hable con el sector para ver cuál sería la mejor manera de hacerlo y que se pudieran beneficiar todas las estaciones de servicio”.

La Confederación de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEEES) reclama desde hace semanas una bajada de impuestos a los carburantes con la frase “Rebaja de impuestos ¡ya!” bien visible en su página web donde recuerda que el 50% de lo que el usuario paga al reportar son impuestos (el 21% de IVA, impuestos especiales y la doble imposición). Y es que, los carburantes soportan varios impuestos ya que el IVA de la gasolina se aplica a la suma de precio sin impuestos más el Impuesto Especial, con lo que la Administración cobra un impuesto sobre un impuesto.

Por LETICIA VAQUERO.

LIBREMERCADO/LIBERTADDIGITAL.

Leave a reply