Rusia ataca e invade a Ucrania. Las guerras son nefastas para la economía, y esta guerra no va a ser una excepción. Así, conviene repasar el impacto que tendrá esta guerra en el mercado energético, especialmente en el gas y su impacto a Europa. También, es importante analizar el fuerte impacto en el comercio mundial, en el mercado financiero, y, por último, una posible víctima colateral, que será también el sector industrial.

Incluso para los países que no participan en las guerras, las mismas impactan, por diferentes medios, a la vida de sus ciudadanos.

Estos problemas llevan siendo adelantados por los mercados financieros durante la práctica totalidad del mes de febrero, con caídas generalizadas de las bolsas y crecimiento de precio de activos refugio como el oro. También los precios de la energía se han disparado, veremos ahora la razón. Ahora mismo, las bolsas caen más de un 2%, el precio del oro sube un 2% y el precio del petróleo ha superado los 100 dólares el barril. Es decir, a pesar de que los mercados financieros llevan todo el mes anticipando problemas, parece que los problemas son mucho más graves de los anticipados.

Gracias por ver

Por tanto, la guerra en Ucrania puede traer graves problemas económicos a nivel global. Las guerras se saben cómo empiezan, pero las ramificaciones pueden ser catastróficas. Incluso en el mejor de los casos, que esta sea una guerra relámpago y que Ucrania capitule en pocos días sin que intervenga nadie más en la guerra, las consecuencias económicas de largo plazo pueden ser devastadoras.

La dependencia energética

Empecemos con las disrupciones del comercio. En este caso concreto, el comercio de materias primas relacionadas con la energía cobra especial relevancia. Esto hará un daño especial a Europa, que no está en absoluto preparada para prescindir del gas ruso. Como se observa en el gráfico, la producción de gas de Europa lleva cayendo desde finales de los años 90s y cae en picado desde 2013.

ksjad.jpg

Actualmente, casi un tercio del consumo de gas de Europa proviene de Rusia como se puede ver en este otro gráfico cortesía de la agencia americana de la energía.

eia.jpg

En este mismo gráfico se puede ver cómo han crecido en los últimos años las importaciones de gas licuado, principalmente por un incremento en la capacidad de producir y de licuar gas de Estados Unidos.

En la siguiente gráfica se puede ver que Estados Unidos ya está licuando y enviando gas al máximo de su capacidad, y esta capacidad no puede subir mucho a corto plazo.

dfsijdsjf.jpg

De hecho, los problemas de escasez de gas en Europa ya se habían puesto de manifiesto con anterioridad, el precio ya se había disparado. Se puede ver en el gráfico como es un problema que no afecta a Estados Unidos (básicamente porque Estados Unidos, en contraste con Europa, ha incrementado muchísimo su producción en los últimos 20 años).

klllnk.jpg

En otras palabras, la política “verde” europea ha hecho frágil, muy frágil a su economía. Una parte importante de la estabilidad en los mercados eléctricos depende de un gas que podría desaparecer mañana mismo y no hay sustituto a corto plazo para ser utilizado como calefacción.

Rusia es una economía enorme

Pero las disrupciones en el comercio no acaban aquí. Una guerra más larga de lo esperado, o si se unen más países a la contienda puede obligar a que se desvíen rutas habituales de comercio marítimo o rutas aéreas. Además, las sanciones a Rusia serán inmediatas, por lo que tanto la población rusa como la población que comercia con Rusia verán disrupciones graves en sus patrones de comercio incluso si la guerra es corta.

imf.jpg

Tenemos que recordar que Rusia es un país gigantesco y aunque no es un país plenamente desarrollado, su economía es la número 11 del mundo con más de $1.6 billones de PIB. Es decir, las ramificaciones pueden ser mucho mayores de las esperadas incluso en caso de guerra rápida. El comercio de Rusia es de aproximadamente el 45% del PIB, es decir, de unos $720,000 millones. Una parte importante de esta cifra de negocio se verá afectada de forma directa por la guerra.

Los mercados financieros

Las sanciones a Rusia probablemente incluyan algún tipo de sanción financiera. Actualmente Estados Unidos tiene capacidad de sacar a los países del sistema de pagos internacional. De hecho, es una de las sanciones típicas que se ponen en este tipo de casos, por ejemplo, se hizo contra Irán en 2012 y fue una amenaza latente para que los países implantaran FATCA desde 2014 -que básicamente es una obligación de los bancos de reportar al IRS americano los movimientos de dinero de sus ciudadanos- (un atropello de EEUU tanto a bancos extranjeros como a sus propios ciudadanos).

La anticipación de estas sanciones que posiblemente saquen a los bancos rusos del sistema de pagos internacional ya ha hecho caer en picado al rublo. El tipo de cambio rublo dólar se ha disparado en unos pocos días de 75 rublos por dólar a 85 rublos por dólar. Es decir, el valor de la moneda rusa ha caído un 12% en unos pocos días, esto es una barbaridad en el mercado de Forex, (que es el mercado de intercambio de monedas).

lslkfdsl.jpg

Impacto en sector industrial

Pero el impacto de la guerra no acabará ahí. El sector industrial se verá probablemente muy afectado por la guerra. Rusia es el segundo productor de gas del mundo, y era el primero hasta hace poco. Como se puede ver en la tabla de la agencia internacional de la energía, sólo es superado actualmente en producción por Estados Unidos. A pesar de esto, Rusia consume muchísimo menos gas del que produce, eso, lo convierte en el mayor exportador del mundo.

iea.jpg

¿Y que tendrá que ver esto con el mercado industrial? Pues que el gas, así como otras materias primas energéticas que se verán afectadas por la guerra, son utilizadas como input en múltiples procesos productivos. Aunque sólo sea en la generación de energía eléctrica, el impacto será enorme, y justo en este sector, esta nueva lluvia cae sobre mojado. El gas, así como el carbón, son utilizados para múltiples procesos industriales como fuente primaria de energía. Si hay una disrupción fuerte en este mercado, el impacto será enorme en el sector industrial.

En definitiva, prepárese para un complicado inicio de 2022, si la economía ya arrastraba problemas graves de inflación y exceso de deuda, quizá esta guerra es la puntilla o el catalizador de problemas que podrían ser devastadores.

Por DANIEL FERNÁNDEZ.

LIBRE MERCADO.

Leave a reply