«El conflicto entre Rusia y Ucrania tendrá un efecto devastador para la economía española». Así lo alertan varios expertos consultados por este diario que ya avisan de que la entrada de tropas rusas en territorio ucraniano podría provocar una ralentización de la recuperación de España y un aumento desbocado de la inflación por la subida de los precios del gas, la luz, los cereales, el gas y las materias primas en general. Una guerra que podría provocar una corrección del crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) nacional de los principales organismos por su gran exposición y dependencia del exterior para el abastecimiento de energía.

Antonio Pedraza, presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas (CGE), ha explicado en conversaciones con OKDIARIO que «la economía española se va a ver gravemente afectada por el crecimiento desaforado de las materias primas, petróleo y gas por la dependencia que tenemos de otros países lo que podría dañar la recuperación». «Esto va a provocar una subida de la inflación que tumbará las previsiones medias para este año», añade el economista.

Por su parte, el economista, Santiago Carbó, ha asegurado que «las consecuencias del conflicto entre Rusia y Ucrania no se reflejarán inmediatamente en la inflación del mes de febrero porque estamos en los últimos días». «Este impacto sí que se podría notar más en marzo, momento en el que los economistas esperábamos que se suavizará, y así el conflicto complica lo que es la el alza de los precios en el corto plazo», recalca.

«No hemos hecho nuevas previsiones sobre lo que pueda ser del impacto, lógicamente, porque la guerra se ha producido ahora mismo y la incertidumbre que genera un conflicto así, las represalias, las sanciones no se verán hasta los próximos días», avisan. Sin embargo, Carbó confiesa que «ya se puede decir que la recuperación de la economía española se debilitará por el conflicto ruso y cuanto más dure y cuanto más crudo sea, más y más represalias económicas, más efectos tendrá. Pero aún es pronto».

Efecto en los mercados

Pedro del Pozo, director de inversiones financieras en Mutualidad de la Abogacía, destaca que «el ataque de Rusia en Ucrania, aunque muy previsible desde hace semanas, ha tenido como efecto en el mercado un inmediato incremento de la aversión al riesgo, que se está traduciendo en un fuerte rally de la deuda pública que actúa como activo refugio, y en una también fuerte caída de las bolsas, que probablemente se muevan hacia soportes relevantes, en una primera instancia.»

«Como suele suceder ante impactos de tipos geopolítico, lo normal sería ver unas cuantas sesiones de volatilidad, hasta que el escenario general quede, si no más tranquilo, sí más claro. A menos que haya una invasión a gran escala del oeste de Ucrania, esperaríamos que la actual recaída del mercado se agotara en los próximos días. En ese sentido, es posible ver al S&P500 en la zona de 4.100. Verlo más abajo significaría probablemente una crisis de muy elevada magnitud. La renta variable europea es bastante más vulnerable, en buena medida contagiada por la mayor dependencia energética de Europa y, por tanto, por el mayor impacto sobre la inflación», señala.

Unas previsiones con las que coincide el portavoz de la plataforma de inversión en multiactivos eToro en España, Javier Molina. «La inflación será una de las variables afectadas a corto plazo. Si el Ibex pierde los 8.250, siguiente objetivo en los 8.000 puntos. Si el S&P pierde los 4150, directo a los 4000 puntos primero y zona clave en los 3850. En esos niveles, se entrará en sobre-venta total», señala.

Tensión en el plano energético

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, ha asegurado este jueves que la invasión de Rusia de Ucrania influye desde el punto de vista económico «porque ya había una tensión desde el plano energético y esto puede complicar más las cosas».

El presidente de la CEOE ha señalado que se puede estar «tranquilo» hoy por hoy respecto al área de suministro. Respecto al gas, ha recordado que está el gasoducto que viene de Argelia y lo que supone una «ventaja» en España, que son las regasificadoras. «Es decir, respecto al gas licuado que viene a través de los barcos, me informan que en el suministro podemos estar tranquilos», ha dicho.

Sin embargo, ha apuntado que esto no quita para que pueda haber una inflación y tensión en los precios, «y eso influye de forma importantísima, especialmente en la energía y en el sector industrial». «Hay que hacer una defensa de la industria, como la azulejera, ya que todos los procesos del gas le afectan de manera determinante», ha añadido.

POR ANDREA AGUADO.

okdiario.

Leave a reply