Rusia despliega desde ayer 280.000 soldados en Ucrania, casi el doble del ejército ucraniano, compuesto por 145.000 soldados. Comparando los medios de unos y otros es materialmente imposible que Ucrania pudiese aguantar en solitario la ofensiva rusa. En 24 horas los rusos habían penetrado en el corazón de Ucrania, tomado varias de las ciudades más importantes del país como Donetsk, Lugansk, Odesa, Kharkov y Kherson y esperaban pacientemente a 25 kilómetros de la capital a que su artillería acabase con las defensas de Kiev. Así ha sido la invasión relámpago en Ucrania.

El 24 de febrero a las 4 de la madrugada aviones y misiles rusos bombardean y caen sobre instalaciones estratégicas ucranianas como aeropuertos, depósitos de armas y almacenes de combustible. La campaña es breve pero muy efectiva y gran parte de los 125 aviones que tiene la fuerza aérea ucraniana quedan destruidos en tierra sin poder responder.

Tras las incursiones aéreas comienza el despliegue ruso terrestre desde cuatro posiciones, desde Bielorrusia, desde la península de Crimea y dos ataques desde la propia Rusia a los territorios separatistas de Ucrania. Desde Bielorrusia atacan paracaidistas y el temido Regimiento Checheno, avanzan a lo largo del río Dnieper o Dnipo buscando aislar la capital. Paracaidistas rusos llegan a Chernóbil y tras una corta batalla toman la central tras llegar a un acuerdo con la Guardia Nacional ucraniana para que los trabajadores continúen cuidando de la central.

Fuerzas del Primer Ejército de Carros de Combate toman Kharkov desde el noroeste, causando numerosos destrozos materiales. Mientras tanto, el 8º Ejército Combinado realizan un movimiento envolvente para tomar Lugansk no desde el este, sino desde el oeste, así logran aislar la ciudad y que no pueda recibir ayuda desde Ucrania.

El mayor avance de esta invasión relámpago se produce desde Crimea, ya que en apenas una hora el ejército ruso avanza 60 kilómetros y toma Kherson sin oposición apenas, de esa manera los rusos se aseguran el canal de Crimea y una posible vía de escape rápida.

Ucrania se ha defendido con 858 carros de combate, 1.184 vehículos blindados, 1.818 piezas de artillería, 125 aviones, 75 baterías antiaéreas, 90 misiles y 145.000 soldados. Según el gobierno de Ucrania hay 170 soldados muertos en combate y centenares de heridos. El despliegue de Rusia sobre el terreno ha sido de 2.840 carros de combate, 5.220 vehículos blindados, 4.684 piezas de artillería, 1.160 aviones, 1.520 baterías antiaéreas, 150 misiles y 280.000 soldados.

Mientras esto ocurría la vecina Moldavia decretaba el estado de emergencia ante el temor de que los rusos no se detuvieran en Ucrania y planeasen una invasión también de su territorio. La OTAN anunciaba una reunión para el viernes y el Consejo de Naciones Unidas no sabía dar respuesta a una invasión que se producía en el mismo momento y a la misma hora que los responsables de Exteriores se reunían. El presidente de Estado Unidos Joe Biden anunciaba fuertes sanciones económicas a Rusia, al igual que Canadá y Gran Bretaña.

El éxodo de ucranianos hacia los países limítrofes como Rumanía, Moldavia y Polonia colapsaba las carreteras y hacía casi imposible encontrar gasolina o alimentos en Kiev. Los ancianos decidían quedarse en la capital, mientras los hombres mandaban a sus familias al campo y se disponían a luchar. Una pelea desigual que los ucranianos saben que inevitablemente van a perder.

Hacia Kiev avanzan varias unidades, aunque muchas ya han tomado algunos barrios de las afueras. Los primeros en llegar fueron las fuerzas que avanzaron desde Konotop. Este mismo viernes había combates en el norte de la ciudad desde donde el conocido como Regimiento Checheno intenta penetrar. Antes habían tomado un aeropuerto a 25 kilómetros de la ciudad. El ejército ucraniano aseguró haber detenido esta ofensiva durante la noche del jueves en el río Teteriv, a las afueras de Kiev, pero tropas especiales rusas lograron eludir el cerco.

Por LUIS MIGUEL MONTERO

OKDIARIO

Comments are closed.