El Indice de Precios al Consumidor de noviembre marca un nuevo récord histórico.

Los precios subieron un 5,5 % empujados por el encarecimiento de los alimentos y del precio de la gasolina

El precio de la energía vuelve a disparar la inflación a niveles récord. El IPC de noviembre subió un 5,5 %, una décima por debajo del dato adelantado hace unas semanas por el Instituto Nacional de Estadística (INE).https://datawrapper.dwcdn.net/PE8LA/2/Según Estadística, en el comportamiento interanual del IPC destaca la subida de los precios de la alimentación y, en menor medida, de los carburantes y lubricantes para vehículos personales.

Durante el mes de noviembre, el diésel y la gasolina se dispararon a máximos anuales.Una espiral alcista de los precios que podría dilatarse durante los próximos meses provocado por el rally del ‘pool’ eléctrico y el encarecimiento del gas, que según el consenso de analistas continuarán disparados en el medio plazo. Destaca el encarecimiento de hoteles, cafés y restaurantes, con una tasa del 2,5 %, cinco décimas más que el mes anterior, debida a que los precios de los servicios de alojamiento bajaron en noviembre menos que en 2020, y a que los precios de la restauración suben.Eliminando los factores más volátiles (energía y alimentos) el IPC subyacente repuntó en noviembre tres décimas, hasta el 1,7 %, lo que adelanta un impulso crónico de los precios.

Desde que el pasado mes de febrero la inflación tocara el 0 %, el IPC no ha dejado de crecer hasta el máximo alcanzado en el undécimo mes del año, al igual que en el resto de países de la Unión Europea han visto como sus precios han repuntado al ritmo que explotaba la crisis energética que ha encarecido el recibo eléctrico en la mayoría de hogares europeos. El Banco Central Europeo decidirá este jueves su respuesta a la inflación dispara de la eurozona.

En los planes de la institución que dirige Christine Lagarde, se encuentra una retirada progresiva de los estímulos aplicados para luchar contra el COVID y la posibilidad de una subida de tipos a lo largo de 2022. El pasado 2 de noviembre el Consejo General de Economistas (CGE) aseguró que la tendencia inflacionista es «preocupante».En este sentido, los economistas advierten de que el crecimiento del PIB en términos reales puede ser «inexistente» al ser corregido por la alta tasa de inflación.

Las pensiones contributivas subirán en 2022 un 2,5 % con la nueva fórmula de revalorización recogida en el proyecto de ley de reforma de las pensiones en la que se tiene en cuenta el IPC interanual promedio de doce meses (de diciembre del año anterior a noviembre del ejercicio en vigor).La Seguridad Social estima un coste extraordinario de 5.000 millones de euros el año que viene, para poder hacer frente al incremento de las jubilaciones. En 2020 el Estado destinó casi 119.000 millones de euros sólo para esta partida, una tercera parte de los Presupuestos Generales del Estado. Este año, con la inflación disparada, el gasto será mucho mayor.

Leave a reply