“Heridas abiertas”

 “Heridas abiertas”

Si algo ha sido constante en la historia moderna de México, son las heridas que ha dejado la impunidad ante hechos criminales cometidos por el Estado Mexicano. 

Desde las violentas matanzas de Tlatelolco, el Halconazo, Aguas Blancas, Acteal y Ayotzinapa, hasta las muertes ocasionadas por los permisos irregulares como los de la Guardería ABC y el Colegio Rébsamen, todas son hoy heridas abiertas en la sociedad mexicana que pasan los meses y los años sin ninguna acción que las haga cicatrizar, y peor aún pareciera que los gobiernos de todas las fuerzas políticas se encargan de abrir un poco más, porque todos prometen justicia, pero al final todas acaban en Comisiones de la Verdad o un Fiscal especializado, que no llegan  a nada distinto a lo expuesto como versiones oficiales irrisorias. 

Anoche tuve la oportunidad de terminar de leer “La Verdadera Noche de Iguala” de Anabel Hernández, quien reconozco ha brindado aportaciones brillantes en los últimos 20 años a la verdad, en temas que distintos Gobiernos han tratado de ocultar. La lectura de la investigación sobre lo sucedido con los estudiantes de Ayotzinapa genera por lo menos indignación, pero si se profundiza en los hechos ahí expuestos, y se revisa lo difundido por varios documentales que hay sobre el tema, y se complementa con lo difundido por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes que envió la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, es inevitable no sentir frustración y coraje. 

Sin duda, la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, fue el parte aguas en el Gobierno de Peña Nieto, que pasó de un amplio consenso y apoyo político para hacer reformas trascendentes, a un escenario de gobierno corrupto e ineficiente. Y es difícil no concluir eso cuando se cuenta con tantos elementos obvios y contundentes que demuestran el desaseo de toda la investigación gubernamental. Pero hoy, tras 18 meses de creada la Comisión de la Verdad y un año de ser nombrado el Fiscal Omar Gómez Trejo para el mismo efecto, da risa recordar a AMLO diciendo que él haría justicia. 

En su primer informe de acciones de la Comisión de la Verdad el gran resultado fue que se reunieron una vez al mes y que hicieron tres operativos de búsqueda. Ni un solo detenido, y eso si solo quedan  en la cárcel 64 de los 142 detenidos originales. En un caso con violaciones tan evidentes y documentadas, la justicia sigue dormida en el cajón.

No soy para nada admirador de Paco Ignacio Taibo II, pero dice bien en un documental titulado los Días de Ayotzinapa, que “somos un país acostumbrado”. Lo extraño es que, como por arte de magia, con muy pocas excepciones, todos los que hasta noviembre del 2018 eran críticos, ahora parece se conforman con lo dicho por la autoridad. 

Ayer por ejemplo, en la mañanera del Presidente, se le preguntó sobre 3 casos de corrupción en su administración y la respuesta fue terrible, comenzó con algo lógico que es: “Vamos a investigar” e inmediatamente dejó sin valor las acusaciones al decir “pero estoy seguro que no”, “porque nosotros no somos corruptos”, “somos diferentes”, “eso eran los de antes”. ¿En serio Presidente? ¿De verdad considera posible que por su solo dicho no hay corrupción? 

Por qué ni siquiera en un tema donde hay tantos elementos para culpar al Ex Gobernador de Guerrero Ángel Aguirre, a los Ex Procuradores Murillo Karam, Cervantes y Arely Gómez (hermana del vicepresidente de Televisa) y por ende al Ex Presidente Peña Nieto y, siendo López Obrador tan apoyado por los movimientos afines a la Normal de Ayotzinapa, no hay avances, no hay interés. ¿será acaso posible que la verdad de los hechos también lo golpean? ¿será que no puede tocar los intereses del Ejército, Televisa y Grupo Atlacomulco por algún pacto? o ¿qué es lo que esta pasando?

Mientras las heridas de este país no cierren, mientras la verdad la cuente el presidente en turno sin mayor análisis y obligación de prueba, viviremos en un mundo surrealista, donde los hechos no importan, solo vale lo que el gobierno quiere que valga. 

Ojalá pronto la sociedad decida gobernar y dejemos atrás intereses tan mezquinos.

¡Viva México!

Ferdinard Recio López

Licenciado en Derecho, especializado en Derecho Electoral, en Derecho Fiscal y Administrativo, con estudios en materia de administración de Empresas, Consultoría Política, Campañas Políticas y Alta Dirección de Organismos Empresariales, en instituciones académicas como Harvard University y George Washington University, entre otras. Fue Director General de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), donde actuó como representante del sector empresarial mexicano ante el Business and Industry Advisory Commitee de la OCDE, ante la Organización Mundial de la Salud y la Organización Internacional del Trabajo. Fue Director de la Revista Pulso Legislativo y cuenta con amplia experiencia en procesos y campañas electorales. Ha sido Delegado de México ante la Comisión de Población y Desarrollo de Naciones Unidas en 4 ocasiones. Ha asesorado Gobernadores, Alcaldes, Legisladores Federal y Locales, tanto en sus procesos de elección, como en sus gestiones de gobierno y representación popular. Desde hace más de 10 años, se dedica al cabildeo y a brindar asesoría política en México a integrantes de todos los partidos políticos. Además de participar en distintas organizaciones de la sociedad civil, destacando el MOVIMIENTO VIVA MÉXICO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *