“Gracias Presidente”

 “Gracias Presidente”

Un discurso solo cobra sentido, cuando la realidad le da sustento y la percepción de la misma lo permite. 

Si bien es cierto que López Obrador hizo campaña por 18 años para ser Presidente de México, diciendo a diario un discurso durante 11 de esos 18 años, y sin duda eso genera percepción. Para que el discurso tenga apoyo tiene que estar fundado en una dosis de realidad. Y en el caso de nuestro país,  al entonces candidato le sobraban pruebas, como hoy a la oposición, con un pequeño problema el PRI ha estado más de 70 años en el poder, el PAN en 12 y Morena solo año y medio. 

Hoy se le pueden criticar en forma diaria muchísimas cosas al Presidente pero creo que también hay cosas que reconocerle “porque no hay peor ciego que el que no quiere ver”. Podremos estar o no de acuerdo con su teoría de que el cambio no es inyectar dinero arriba para que como el paraguas caigan gotas abajo, sino darle el recurso a la gente directamente. Sin embargo, la realidad es que las políticas aplicadas por los gobiernos (no solo los tecnócratas, sino todos), dejaron un país con más pobres que clases medias y una economía que enriqueció a menos del 0.5% de la población. Ante esa realidad, cómo decirle a esos 60 millones o más de pobres que no hay que intentar un nuevo modelo. Esa gente encontró en el Presidente alguien que habla como ellos, que no les presume que las finanzas son sanas, porque esos 60 millones no saben ni lo que son finanzas, para ellos economía es lo que tienen en la bolsa, y se sintieron atendidos y no comprados. Pasaron de la despensa en las elecciones, las cobijas en navidad y las pelotas de 6 pesos el día del niño, en muchos casos a un sueldo  por ser de la tercera edad, o por ser madre trabajadora, o por ser estudiante;  bueno, incluso por sembrar árboles. Usted que me está leyendo, no está en estos 60 millones. Pero en serio ¿cree que alguien va a dejar de apoyar a una persona como AMLO en esas circunstancias? ¿Usted cree que una persona que vive al día le preocupa si la CRE, el IFT o la COFECE pierden autonomía? O peor aún, ¿cree que les importa si para pagarles esos apoyos el país se endeuda? ¡Claro que no!, ellos han vivido endeudados toda su vida y nadie hizo programas reales que les dieran condiciones de vida digna. 

Hoy escucho a ciertos líderes de oposición y, pareciera que hasta Noviembre de 2011 o de 2018 según sea el caso, vivíamos en Suecia o en Singapur; cuando se habla de las extraordinarias calificaciones y niveles de crecimiento que tenía nuestra economía. Pero ¡por favor!, a poco ¿creen que en 6 años o en 18 meses surgieron más de 60 millones de pobres?  Claro que hay cosas como la pandemia que no son controlables y generan pobreza. Pero la realidad es que el discurso de AMLO tiene sustento. 

Ayer por ejemplo vimos su decálogo  para el regreso a la nueva pandemia y de inmediato las redes sociales se incendiaron con las críticas a que no hay políticas públicas o medidas de gobierno reales en ese documento; está de más decir que eso es cierto, la pregunta es entonces ¿por qué hacer un documento así? La respuesta es simple, porque ese es el lenguaje y los términos que entienden esos más de 60 millones. Vivimos en el país donde lo que se ve es el programa de revista y chismes, no History Channel o Discovery. 

Habrá quien me diga, que AMLO no solo tiene apoyo de esos 60 millones y tiene razón. Y eso es porque no estar en pobreza no es sinónimo de ya estar educado o mejor dicho, bien educado. En un país donde gran parte de la clase media estudió en instituciones “patito” y consiguieron títulos de papel con cero capacidad de investigación y discernimiento, no podemos esperar otro resultado. Y a esto habrá que sumarle otros varios millones que si saben y si le entienden pero que tienen tanto resentimiento contra otros partidos o que son fervientes fanáticos del comunismo (aunque López Obrador, solo lo sea en el discurso) que por eso podemos encontrar hasta clases altas apoyándolo.

Esas realidades hay que agradecerle al Presidente, nos las ha enseñado. Otra cosa para agradecerle es su facilidad para usar su poder, y pongo un ejemplo, durante el sexenio de Calderón y de Peña vi como las organizaciones campesinas gobernaban a la SAGARPA y no necesariamente para bien, por el contrario como los sindicatos de trabajadores, eran organizaciones ricas, de agremiados pobres. Al inicio de este gobierno se tomó la decisión de ya solo dar apoyos directos, y como por dos meses vi chillar y reclamar, incluso manifestarse a varias organizaciones, hoy están calladitas. ¿Por qué? pues por la misma razón que muchas grandes empresas lo están, porque o tienen grandes irregularidades y tienen miedo a que les hagan valer la ley o porque ya las compraron. Muchas organizaciones hoy tienen a sus líderes en el senado y en diputados. 

Quien ya llegó hasta aquí y odia a AMLO seguro comienza a sentir indigestión por mis opiniones expresadas y le quiero aclarar que para mi, ni se ha acabado la corrupción, ni ha bajado la pobreza, ni la violencia, ni ha mejorado la educación, ni la economía. Pero como le decía ayer a un empresario que respeto mucho y  que me mandó un vídeo que publiqué y que ha generado varias simpatías. Chile no sería lo que es sin Pinochet, ni Alemania sin Hitler; y me parece que, así como la pandemia del Covid 19 nos obligó a ver nuestras carencias como sociedad, hoy tenemos que decirle al Presidente: Gracias. 

Gracias por demostrarnos que solo la sociedad puede rescatar a México, que no hay recetas milagrosas que sirvan, que lamentablemente en los partidos de oposición hoy se preocupan más por atacarlo por su mentira del avión que por construir una agenda de gobierno. Gracias Presidente por darnos esperanza porque si ni con usted el país ha quedado destrozado, nadie lo logrará. 

Salgamos a la calles a ser trabajadores, a ayudar al prójimo, a como dice AMLO: no robar ni traicionar y dejemos que los discursos sigan. Ya pronto llegará junio de 2021 y ahí tendremos la oportunidad de hacer valer nuestro derecho, si queremos que ya saben quien, no gane, es simple,  mejoremos como sociedad las condiciones de vida de quienes podamos, y entonces y solo entonces, su base debilitará. 

¡Viva México!

Ferdinard Recio López

Licenciado en Derecho, especializado en Derecho Electoral, en Derecho Fiscal y Administrativo, con estudios en materia de administración de Empresas, Consultoría Política, Campañas Políticas y Alta Dirección de Organismos Empresariales, en instituciones académicas como Harvard University y George Washington University, entre otras. Fue Director General de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), donde actuó como representante del sector empresarial mexicano ante el Business and Industry Advisory Commitee de la OCDE, ante la Organización Mundial de la Salud y la Organización Internacional del Trabajo. Fue Director de la Revista Pulso Legislativo y cuenta con amplia experiencia en procesos y campañas electorales. Ha sido Delegado de México ante la Comisión de Población y Desarrollo de Naciones Unidas en 4 ocasiones. Ha asesorado Gobernadores, Alcaldes, Legisladores Federal y Locales, tanto en sus procesos de elección, como en sus gestiones de gobierno y representación popular. Desde hace más de 10 años, se dedica al cabildeo y a brindar asesoría política en México a integrantes de todos los partidos políticos. Además de participar en distintas organizaciones de la sociedad civil, destacando el MOVIMIENTO VIVA MÉXICO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *