Falló ¡Detente enemigo! de AMLO

  • La retórica y la demagogia, acalladas por la realidad.
  • El escudo protector es la honestidad, decía.

Aunque usted no lo crea las medidas que tanto presumió el presidente para enfrentar el coronavirus fallaron, parece ser que el “detente” no tuvo el efecto esperado y que ni la buena voluntad del pueblo sabio pudo evitar que Andrés Manuel López Obrador se contagiara de COVID-19, como lo anunció hace apenas unas horas en su cuenta Twitter. 

Unas horas antes de anunciarlo

Recordemos que el Presidente ha mantenido una estrategia poco confiable en el manejo de la Pandemia, colocando a Hugo López-Gatell al frente quien ha sido cuestionado por sus contradictorias declaraciones en las conferencias, ahora nocturnas. 

Fue el 18 de marzo de 2020 que el Presidente de México dijo que ante esta crisis: “la honestidad es lo que protege, el no permitir la corrupción” y además mostró dos estampas nombradas como “detente” y que considera su escudo protector. 

Durante esas fechas en las que se comenzaban a presentar casos el presidente no dejó de realizar las conferencias matutinas, las visitas a los estados, incluso un día antes de que se declarara el encierro con el famosos “quédate en casa” el presidente subió un vídeo a su cuenta de Youtube donde invitaba a la gente a salir a los restaurantes y apoyar la economía “local”, mismo que fue retirado por ser un claro ejemplo de incongruencia. 

Ahora parece ser que él ha sido la víctima de sus propias omisiones e irresponsabilidades sanitarias, afortunadamente ha dicho que los síntomas son leves y que ya está recibiendo atención médica… pero no en el IMSS, por su puesto, ni en ningún otro hospital público.


¿Se atenderá en el INSABI? 

Es difícil imaginar a un funcionario público, en especial al presidente de la República acudiendo a un centro de salud del INSABI, verlo hacer fila afuera de los hospitales para ser atendido, o peregrinar en la búsqueda de un espacio para recibir un poco de oxígeno, infortunio por el que si tienen que pasar cientos de personas en México que actualmente ocupa el segundo lugar en letalidad por covid-19 y que según las mismas cifras del IMSS 8 de cada 10 intubados, por coronavirus, muere.


¿Y la fuerza moral del presidente?

¿Se acuerdan cuando López-Gatell dijo que era mejor que el presidente se contagiara?, O que la “fuerza del presidente era moral y no de contagio, pues parece que por fin se cumplieron las predicciones sobre aquellos dichos, aunque en realidad era cuestión de tiempo para que el presidente de México resultara positivo al coronavirus, pues cada mañana sale a dar sus conferencias sin cubre bocas; es sabido por todos que ha rechazado el uso de gel y que sigue teniendo reuniones de gabinete sin sana distancia y realizando eventos masivos en los estados pese a la prohibición de estos.

Las reacciones en más redes sociales no se han hecho esperar dónde van desde las preocupaciones hasta los “te lo dije”, “solo era cuestión de tiempo”.

Lo grave es que México es sin duda ya el ejemplo mundial de la tragedia del COVID-19 y de un gobierno errante y soberbio, el record ¨oficial¨ de Mexicanos muertos por COVID-19 en 24 horas anunciado el pasado 21 de Enero, subió a 1,803 muertes y a 22,319 contagios, oficiales claro, pues la cifra real, según el propio López-Gatell había que multiplicarse por ocho o por diez.

La tragedia del COVID-19 en México ha irrumpido y lastimado a las familias mexicanas, el problema de una cultura de la irresponsabilidad, es que se ha dado el ejemplo desde el gobierno.

Notas relacionadas

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *