El Banco de España ha constatado que las empresas españolas tienen la intención de continuar trasladando parcialmente los aumentos de costes a los precios de venta en los próximos trimestres.

En concreto, el 30% de las empresas encuestadas por el Banco de España lo han hecho en el cuarto trimestre, diez puntos más que en el tercer trimestre, mientras que casi el 44% de los productores prevén aumentar sus precios en el primer trimestre y cerca del 60% lo harán a lo largo de 2022.

A pesar de estos aumentos, los incrementos previstos para los precios de venta siguen siendo inferiores a los observados en el coste de los consumos intermedios, lo que apuntaría a una compresión de los márgenes empresariales, señala el informe del Banco de España.

Así lo pone de manifiesto en una nota de la Dirección General de Economía y Estadística del Banco de España.

Las actividades que se desaceleran

Por sectores, los mayores avances se dan en algunas ramas del sector servicios, como las de no mercado, el transporte, la información y las comunicaciones y las actividades administrativas, mientras que se desaceleran la hostelería, la construcción, la agricultura y las actividades de ocio y entretenimiento.

En cuanto al empleo, está aumentando en el 20,3% de las empresas, levemente por debajo de lo declarado en el tercer trimestre. La respuesta mayoritaria sigue siendo que la ocupación se mantuvo estable (64,7% de las empresas encuestadas).

Un tercio recupera la facturación

Más de un tercio de las empresas de la muestra han recuperado ya el nivel de facturación anterior a la pandemia y casi un tercio adicional esperan hacerlo a lo largo de 2022. El resto de los encuestados solamente cerrarían la brecha a partir de 2023 o sostienen que no pueden precisar el momento en que ello tendrá lugar, debido a las incertidumbres que todavía subsisten.

Las empresas esperan que el proceso de recuperación de facturación y empleo continúe al inicio de 2022, aunque a un ritmo algo menor, como consecuencia de las alteraciones en las cadenas de aprovisionamiento y de la intensificación del encarecimiento de los consumos intermedios incorporados en el proceso productivo, que esperan que persista en los próximos trimestres.

La encuesta muestra que el 74% de las empresas observa un aumento en los precios de sus consumos intermedios, 21 puntos porcentuales más que en el trimestre pasado.

Además, la mitad de estas empresas caracterizan la magnitud del incremento de los costes como significativa y el 77,6% prevé incrementos adicionales en el primer trimestre de 2022 en el coste de los productos intermedios que demandan, una cifra similar a la que se observa para el horizonte de un año, cuando más de las tres cuartas partes de las empresas esperan precios superiores a los actuales.

Ante esta previsión de que las presiones de costes de sus consumos intermedios tengan un carácter relativamente persistente, está aumentando el porcentaje de sociedades que declaran estar elevando sus precios de venta.

.

LM/Agencias2021-12-13

Leave a reply