El gas y el petróleo sufren importantes ascensos tras el anuncio del presidente de RusiaVladimir Putin, de una operación militar en Ucrania tras la solicitud por parte de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk de repeler la «agresión» de las fuerzas armadas ucranianas. La cotización de los contratos de futuros del barril de Brent, de referencia para Europa, se ha dispara un 8,3% este jueves, cerca de los 105 dólares, su valor más alto desde julio de 2014. Por su parte, los futuros de gas (TTF) holandés de entrega en marzo se disparan ya un 40,77%, alcanzando los 125,13 euros el megavatio hora (MWh), frente a los algo más de 87 euros en los que cerró el miércoles.

Esta subida, que responde al comienzo de la ofensiva rusa sobre Ucrania, supone que el petróleo está en máximos no vistos desde 2014, cuando se negoció por encima de los 106 dólares. El oro negro lleva varios días en ascenso continuado ante el temor de que la crisis entre Rusia y Ucrania pueda alterar los suministros de crudo.

Rusia es el segundo gran exportador de petróleo después de Arabia Saudí, pero también el mayor productor de gas natural. Los analistas creen que la escalada de precios continuará a medida que crezca el conflicto bélico en Ucrania y que podría llegar a sobrepasar los 120 dólares en su cotización. Las potencias occidentales han anunciado una serie de sanciones con el potencial de dañar a la economía rusa, que se fundamenta sobre todo en la venta de materias primas, aunque se espera que nuevas medidas se conozcan a lo largo del día de hoy.

Putin ha justificado los ataques a Ucrania aludiendo a las peticiones de ayuda que le han llegado desde las «repúblicas populares del Donbás». «Toda responsabilidad por un posible derramamiento de sangre recaerá completamente en la conciencia del régimen ucraniano», ha señalado Putin, agregando que, al ser Rusia una de las potencias nucleares más poderosas del planeta, «ningún potencial agresor debería tener dudas de que será derrotado por completo».

El ataque ha sido condenado por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien ha resaltado que los socios y aliados «responderán de manera unida y decisiva» ante la agresión. De su lado, la OTAN ha calificado el ataque de «irresponsable y no provocado».

Leave a reply