El México independiente

0
3

México florido y espinudo, dijera alguna vez Pablo Neruda al referirse a nuestro país, recordemos que en uno de sus exilios estuvo un tiempo por estas tierras de Hidalgo y de Zapata. En México este año 2021 se celebran 200 años de independencia, una conquista que según los libros de historia fue llevada a cabo por Guerrero, Hidalgo y demás personajes acartonados y ensalzados a las más altas virtudes cívicas.

La historia es como un cuento, quien la va escribiendo no evita poner un punto o una coma extra, para hacer más placentera la lectura y encumbrar a los personajes que se quiere y menospreciar aquellos que no son de agrado. La historia de nuestro país es muy vasta e interesante, pero al igual lo que conocemos la mayoría de los mexicanos es lo que nos viene por tradición adquirida, y lo que nos enseñaron en las escuelas con esos libros de texto gratuitos.

Libros de texto gratuito que eran diseñados, como es aun hoy, por el régimen en turno, al menos los libros de mi época tenían caratulas con ilustraciones de pintores reconocidos, que pasaron a la memoria colectiva de una generación, que hoy ya ve con añoranza esos tiempos de libros al menos bien impresos. En aquellos libros nos contaban como el México precolombino fue poco a poco desapareciendo por la llegada de los españoles, y como esos 6000 españoles derrocaron en alianza con pueblos originarios, principalmente los Tlaxcaltecas, al régimen bélico imperante de los Mexicas.

Lo que más recuerdo de esos libros era la imagen de Hidalgo en el libro de Historia de cuarto año de primaria, el paliacate en la cabeza de Morelos, la Corregidora con su bien ilustre chongo a media nuca, la piedrota que cargó el Pípila para protegerse de las balas etc. Hoy en nuestro país tenemos muy poco que celebrar, la pandemia que no cede, las consultas que no son consultas, las vacunas que no hay, los niños que no le importan al gobierno pues no hay vacunas para ellos, la inseguridad que se encuentra reinando en el país.

Creo que necesitamos cargar una piedra en la espalda como lo hizo el Pípila, para defendernos de las balas de la delincuencia organizada, que con “abrazos y no balazos” nada mas no se acaba, los regaños de mamá a los criminales como que no les preocupan mucho, sigamos pues convirtiendo en piedra a nuestros héroes patrios, mitifiquemos la independencia, no obstante advirtamos que también fueron seres humanos. Hoy no nos queda más que luchar por nuestro Estado de Derecho como luchó Leona Vicario por la Independencia.

Para finalizar, muy recomendable para saber con detalle del movimiento de independencia sin tapujos, la gran obra de Jorge Ibargüengoitia “Los pasos de López”, y “La corregidora”, obras que servirán al lector para tener mayor conocimiento al respecto de esos héroes nacionales en su lado más humano. Ojala a nuestros gobernantes no se les olvide aquello que se le atribuye a Vicente Guerrero “La patria es primero”.

¡Viva México Cabrones!

Comments are closed.