El anzuelo de Obrador

Polémica fue la respuesta de Obrador este ocho de Marzo en el que se conmemoró el día internacional de la mujer, pues ante una ola de manifestaciones violentas decidió blindar el Palacio nacional con barricadas de hierro.

Las imágenes imponentes y para muchos impotentes, son el reflejo de un gobierno, para mi, no temeroso, si no ajeno al pueblo. 

Y, ¿porqué digo ajeno y no temeroso como la oposición lo ha gritado a diestra y siniestra?

Pues en pocas palabras, porque a Andrés Manuel “le valen” los derechos de la Mujer; así es, muy lejos quedaron aquellas promesas a los colectivos feministas de quiénes se sirvió para llegar a la silla  y que ahora les da la espalda no solo cerrandoles el paso al palacio nacional, lugar representativo del poder, sino dándoles una puñalada, al respaldar la candidatura de un violador y tachando al movimiento feminista de ser un títere más de la oposición. 

Inocentes, por no decir otra cosa, han sido las feministas quienes han creído que en MORENA y sus militantes encontrarían respaldo y apoyo para consolidar su ideología. 

Lejos de eso, hoy el “partido de izquierda” se ha vuelto en su contra, y a las feministas les ha salido el “tiro por la culata”. Andrés Manuel les puso el anzuelo y ellas corrieron a morderlo. ¿Acaso creen que el cerco fue solo para “contener”?, Por su puesto que no, fue una mera provocación, todo se orquestó perfectamente con ayuda de los “servidores de la nación” como Jesús Cuevas quien llamó “muro de paz” a las vallas, haciendo rabiar a sus detractores y logrando su objetivo. 

Porque aquí también hay un conflicto de intereses entre la vieja izquierda de Obrador que pregona una revolución social y la nueva izquierda ideologíca a la cual responden las feministas radicales. 

Y es que, mientras algunas manifestantes llenaron el muro con flores y nombres de mujeres muertas o desaparecidas, otras salieron a “quemarlo todo”, y fueron éstas quienes le han dado a Andrés Manuel lo que quería, la imagen de que no son más que unas violentas encapuchadas enviadas por la oposición a provocarlo, porque ellas quemaron, insultaron, hirieron y destruyeron todo a su paso, quedando Andres Manuel como el líder sereno y pacífico que siempre la tuvo razón. Con el pueblo de México indignado por las violentas manifestantes, por supuesto que tendrá en bandeja de plata la razón. 

No, no es que a México le indigne más una pared rayada que una mujer muerta, lo que molesta es que al final de la marcha, son otras mujeres las que terminan limpiando las paredes, son otras mujeres las que tienen que ir a su negocio o trabajo arrazado por una turba histérica, son otras mujeres las que terminan heridas por hacer su labor como policias; esas imágenes son las que quedan grabadas y las que Andrés Manuel López Obrador aprovecha oportunamente para decir: -¿Ya ven?, Se los dije-. 

La oposición solo se limitó a vociferar que Andes Manuel es un cobarde, un niño que se encerró en su cuarto por miedo, ¡Que va ser!, Ni le va, ni le viene. 

Ahora estas feministas, sí creemos que están moralmente derrotadas; son como la arena que va a dónde la marea va, pues queriendo aprovechar el tiempo electoral, quisieron quedar bien este ocho de Marzo, pero desgraciadamente solo se ganaron el repudio de la izquierda y de la derecha también ¿Verdad PAN?…  

Andrés Manuel jugó y a las feministas les hizo morder el anzuelo.

Notas relacionadas

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *