El Absolutismo Imperante

0
62

Si bien es cierto que todos coincidimos en que actualmente uno de los grandes problemas de nuestro país es la polarización de la sociedad, esto se agrava con la característica absolutista de las posiciones.

Lejos de una sana intención democrática de construcción de consensos, hoy lo que importa es que la única opción es la de cada lado de la cancha.

En este México donde todo es blanco o negro, hemos perdido o estamos perdiendo una de las virtudes más bellas de nuestro origen: la pluralidad. Nacimos de la unión de culturas extraordinarias: Mayas, Aztecas, Olmecas, etc. que si bien pisaban la misma tierra y habitaban el mismo mundo y compartían algunas cosas en común, podían diferir en otras y aún así convivir.

Hoy la teoría de la absoluta razón, ha venido a romper con esa riqueza. Hoy nadie puede estar bien, si no piensa como yo. Todos en MORENA están mal y todos en la oposición están bien, o viceversa.

La capacidad de ser empáticos con aquél que vota por una u otra opción, se encuentra enterrada en el mundo de comentarios agresivos y de desprestigio que ambos lados acusan del otro, y que en gran medida tienen razón.

Ni vamos bien, ni eramos la democracia perfecta. Pero pareciera que solo hay esas dos formas de pensar, pocos son hoy los que son capaces de reconocer aciertos y desaciertos en ambas partes de la moneda. ¿Para qué desgastarnos en entender al otro si mi grupo social me premia por pensar igual que ellos?

El riesgo de este absolutismo ideológico que nos ha invadido y que va más alla de la política, es el resentimiento social que aumenta, el enojo de la crtítica constante que va creando esa sensación de odio hacia el otro. Aquí seguramente me dirán que hay quien lo provoca más que otros, y sí, sin duda así es, y repito no solo en la política, en casi todo ambiente hoy así sucede, pero para pelear se requieren dos.

Ojalá este 6 de junio quienes resulten electos a cualquier cargo entiendan que no gobernarán solamente para quienes los eligieron, sino también para aquellos que no los considerarón la mejor opción.

Espero que pronto la solidaridad y la empatía sustituyan el clima de confrontación permanente.

Nos vemos mañana con “las Buenas y las Malas” previas a la jornada electoral .

Leave a reply