Un grupo de astrónomos aficionados desafió el clima frío y se reunió en una azotea en la Ciudad de México para ver el eclipse lunar del viernes .

Los cielos nublados en la capital solo permitieron vislumbres breves de lo que fue el eclipse lunar más largo en casi 1,000 años, pero cada ruptura en las nubes mostraba un poco de una hermosa luna llena y la sombra de la tierra que se movía lentamente.

Imágenes del entusiasta de la astronomía Eduardo Mlawer mostraron la imagen completa del eclipse, y Mlawler le dijo a The Associated Press que había pasado “dos días” preparándose para el evento.

Al describir su proceso, dijo que los días los pasó “cargando baterías y asegurándose de que todo funcione, para pensar qué combinaciones hacer entre telescopio y lentes”.

Pero a pesar de sus preparativos, explicó: “al final del día no depende de nosotros, el clima es un factor bastante decisivo”..

América del Norte fue considerada uno de los mejores lugares del mundo para ver el eclipse de tres horas y media de duración, con posibilidades de verlo en su totalidad desde América Central.

Por TET/AP

Leave a reply