Me encontré una perla.

Algo pasó, que no puede pasar desapercibido, ni me atrevo a dejarlo enterrado:

1.- En medio de la pandemia.

2.- A pesar de la drástica caída en los ingresos públicos, por la baja recaudación de impuestos a consecuencia de la inactividad económica derivada del “encierro”.

3.- Pese a la prolongada suspensión de actividades en el ámbito de la construcción, también con motivo de las medidas tomadas para evitar la expansión en el contagio del coronavirus…

Resulta que un gobierno municipal,sí, un gobierno municipal, encabezado por una mujer, duplicó la inversión pública.

Llama la atención lo realizado en 3 años por Olga Medina Serrano en el municipio de Los Reyes La Paz, en el Estado de México, porque contrasta con las quejas, los reclamos y las justificaciones de gobernantes.

Al conocer las cifras y las obras realizadas, resalta la diferencia:

  • Sin panedmia, el gobierno municipal anterioral de ella, invirtió 470 millones 270 mil 772 pesos, entre 2016 y 2018.
  • En medio no solo de la pandemia del coronavirus, sino incluso de la recesión formal que sufrió México en 2019, el gobierno de Medina Serrano resulta que duplicó la inversión: fue de 816 millones 390 mil 295…en 264 obras públicas.

Es decir, no solamente saltó la inversión de 470 millones a 816 millones, sino que además quedó plasmada en 264 obras. En trabajos visibles.

Pero lo significativo de esos resultados es que se produjeron, insisto, en medio de la pandemia, de la caída de la recaudación fiscal, de la contracción económica generalizada. Porque el gobierno de la mujer, de Olga Medina Serrano, se registró en el trienio de menor lucimiento en México y el mundo: entre 2019 y 2021.

Esto es, la gestión gubernamental de Medina Serrano ha concluido. Acaba de “bajar la cortina”. Cerró su Administración. Los 3 años reglamentarios, constitucionales.

Pero, definitivamente, algo hizo, que la ha diferenciado de la generalidad y mueve a comentarios de este tipo. Porque al conocer las cifras de la inversión y de las obras, nos dimos a la tarea de “rascar” en la gobernanza de la mexiquense. Y descubrimos otros detalles, que parecen explicar lo descubierto: que en esos 3 años se redujo la incidencia delictiva 20% este año:

  • Se construyeron instalaciones específicas para la Coordinación de Protección Civil y Bomberos.
  • Se adquirieron 2 ambulancias con un valor de $2 millones 870 mil pesos y compraron equipos nuevos para el personal de protección civil;
  • También se adquirieron34 patrullas y 50 cámaras de alta tecnología con sistema de video vigilancia en vehículos con cámara interior, cámara exterior y GPS, distribuídas en las patrullas y 16 unidades de servicios público.

Las obras y los equipos, ahí están. Gastó más que losotros, en medio de la crisis: obra pública y mejor equipo a los aparatos de seguridad. Pero…

¿Pero cómo le hizo para invertir más, el doble de lo que hizo el gobierno que la antecedió, que no sufrió el acoso de la pandemia, de la suspensión de las actividades productivas, de la caída en los ingresos personales, familiares, empresariales y fiscales…como el de ella?

Estamos, pues, frente a una especie de “Milagro Económico”.

Lo encontré en medio de la voluminosa cantidad de noticias nacionales e internacionales que leo al día. Y me llamó poderosamente la atención, en contraste con informaciones procedentes de Estados Unidos, Alemania, España, Italia y decenas de países de Asia, el Viejo Continente y América, donde el coronavirus ha dejado una estela de daños económico-políticos terribles.

Yo creo que presidentes municipales deberían acercarse a Olga Medina Serrano…o ella debería impartir cursos de capacitación, a efecto de conocer y divulgar una forma sana de eficientar el gasto p{ublico, en tiempos de crisis. De la mayor crisis global que se ha sufrido en décadas.

“Cómo realizar más obra pública en beneficio de la sociedad, en tiempos de pandemia”, podría ser un título exitoso. Seguramente muchos se inscribirían. ¿Cuántos gobernantes podrán presumir resultados así? Habrá qué estar pendientes de ello. Porque estimo que lo que conoceremos, por el contrario serán resultados magros, endeudamiento creciente y hasta opacidad sobre el uso de los recursos.

Al tiempo.

Por JOSÉ A. PÉREZ STUART.

Analista.

Leave a reply