Venezuela y EEUU tuvieron el 5 de marzo su primer acercamiento desde la ruptura de las relaciones diplomáticas en 2019. Y al parecer, fue el cerco económico que EEUU impuso a Rusia por su operación militar en Ucrania el causante de que este volteara su mirada hacia Caracas en un intento de satisfacer su demanda energética.

El presidente Nicolás Maduro confirmó el 7 de marzo que sostuvo una reunión con una delegación de EEUU en el Palacio de Miraflores (sede de Gobierno) en Caracas, y aunque no ofreció detalles sobre la conversación, dijo que ambos países acordaron trabajar en una agenda de interés común.

No obstante, horas antes de que Maduro informara al país sobre el encuentro con delegados de la administración de Biden, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, señaló que “el propósito del viaje que realizaron los funcionarios de la administración fue discutir una variedad de temas que incluyen ciertamente la seguridad energética”.

Por ello, la analista internacional Laila Tajeldine, profesora de la escuela de Estudios Políticos de la Universidad Bolivariana de Venezuela, en conversación con la Agencia Sputnik consideró que a EEUU le tocó bajar la cabeza y recurrir al país caribeño para llegar a acuerdos en materia petrolera.

Podemos decir que ha triunfado en este contexto la política de Venezuela, la política del presidente Nicolás Maduro, y EEUU ha tenido que venir con la cabeza abajo para hablar con Venezuela de asuntos que les interesan a ellos, pero que también se ven obligados a hablar de asuntos que nos interesan a nosotros“, expresó Tajeldine.

Dos días antes de la reunión, Maduro afirmó que su país estaba listo para venderle petróleo y gas a EEUU.

Conflicto

En la madrugada del 24 de febrero, el presidente ruso, Vladímir Putin, anunció el lanzamiento de una “operación militar especial” en el territorio de Ucrania alegando que las repúblicas de Donetsk y Lugansk, ya reconocidas por Moscú como estados soberanos, solicitaron ayuda frente a agresiones de Kiev.

En respuesta, EEUU y países europeos impusieron sanciones económicas a Moscú, las cuales van desde la desconexión parcial del sistema SWIFT, el cierre del espacio aéreo para las aerolíneas rusas y la paralización de las reservas internacionales del Banco Central de Rusia.

SWIFT (acrónimo inglés de Society for World Interbank Financial Telecommunication) es una plataforma que conecta a unas 11.000 instituciones financieras de más de 200 países y sirve de base del sistema financiero internacional.

Además, Washington prohibió la importación de petróleo y gas de Rusia, lo que supone un duro golpe a la nación euroasiática.

EEUU importaba desde Rusia el 8% de su petróleo, y la Unión Europea cerca del 40% del gas y 30% de crudo.En ese sentido, Tajeldine consideró que el acercamiento de EEUU a Venezuela busca disminuir el impacto económico que tendrán en Occidente las sanciones contra Rusia.

“Evidentemente, EEUU está viendo una forma para detener un poco el impacto económico por el aumento de los hidrocarburos por eso es que Estados Unidos ha recurrido a Venezuela”, comentó.

A consecuencia de las sanciones contra Rusia, el precio del petróleo, el gas y la gasolina se dispararon en las últimas semanas.

Sanciones

Desde 2017 comenzaron las sanciones directas de EEUU contra Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA). Estas le impiden a Caracas cualquier transacción en el sistema financiero, desde financiamiento hasta compra de repuestos o contratación de mantenimiento.

Tanto así que Maduro denunció que las sanciones provocaron la disminución del 99% de los recursos de su país. Por lo que, en reiteradas ocasiones, exigió el levantamiento de las medidas, a las que calificó de “criminales” y fueron el motivo que lo llevó a denunciar a EEUU ante la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes de lesa humanidad.

Pero el actual acercamiento entre Caracas y Washington podría significar un impacto positivo para la economía venezolana, dijo la abogada.”Va a tener un impacto positivo para el pueblo venezolano y para el mundo también, porque EEUU no es el único que quiere comprar petróleo y otros derivados de los hidrocarburos a Venezuela, sino muchos países del mundo que no la hacen justamente por las sanciones, y Estados Unidos se va a ver obligado a flexibilizar esas sanciones”, acotó.

Entretanto, se espera que en los próximos días el presidente de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral), Jorge Rodríguez, ofrezca detalles sobre los temas y los acuerdos alcanzados en la reunión entre Maduro y la delegación de EEUU.

Mientras, Maduro aseguró que Venezuela está preparada para producir entre uno y tres millones de barriles diarios para contribuir a la estabilidad del mercado mundial.

Por KELLY CARREÑO.

SPUTNIK.

Leave a reply