En el peor momento de la historia, a contracorriente de la evidencia empírica y, como si fueran leprosos, el gobernador del estado mexicano de Puebla amenazó con decretar la marginación, la segregaciòn, la exclusiòn social de quienes meses atrás fueron convencidos por él de no vacunarse contra el Covid (por ser una “enfermedad solo de ricos”, dijo):

1.- Ahora que precisamente los países europeos donde más personas han sido vacunadas (hasta dos veces, incluso), son los que sufren el mayor repunte de contagios y muertes.

2.- Ahora que los principales promotores de las vacunas –como es el caso de Bill Gates y Antonio Fauci, titular del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de Estados Unidos–, han finalmente admitido que aquellas no garantizan la inmunidad absoluta y permanente, por lo que es necesario inyectarse continuos refuerzos.

3.-  Ahora que la OMS (Organización Mundial de la Salud), a diferencia de lo que expone el gobernador poblano, ha señalado que no es promotora de la vacunación obligatoria.

4.- Ahora que miles de miles de europeos han salido el fin de semana a la calle para protestar precisamente contra la vacunación masiva y la reaplicación del arresto domiciliario, en países donde significativamente más inyecciones se han aplicado.

POR JOSÉ A. PÉREZ STUART

Analista.

Las declaraciones del gobernador del estado mexicano de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, no dejan lugar a duda de que está mal aconsejado. De que no está debidamente informado.

Sus primera declaraciones recorrieron el mundo, cuando la pandemia cobraba vida:

Solo los ricos tienen riesgo de contagiarse”, dijo Barbosa el miércoles 25 de marzo del año pasado.

Días después, el 31 de marzo, se atrevió a recomendar una receta casera para evitar recaer: la ingesta de un caldito de pollo

Yo les propondría que quien tuvo coronavirus, con todas las restricciones continúe con los cuidados, su caldo de pollo, con su cebollita y su chile bien picoso y ajo”, estimó.

 La “vacuna” más efectiva que recomendò a sus gobernados fue la siguiente:

​​“Yo vengo a vacunarme a Ajalpan, en contra de este organismo. Me dijeron que la vacuna que ya se descubrió en contra del coronavirus es un plato de mole de Guajolote. Vamos nosotros a echarnos un plato de vacuna contra ese virus que atenta contra el mundo”.

Ahora, sin embargo, acaba de amenazar a sus gobernados. El que no se vacune, será excluido, marginado, segregado…por decreto.

Anunció la firma de un Decreto que impedirá a los no vacunados el acceso a lugares públicos.

Pero tan dictatorial medida la toma cuando menos prestigiadas están las vacunas. Sus grandes promotores finalmente admiten que su protección es temporal, a decir de los resultados observados en todo el mundo: los ya vacunados, hasta doblemente, adquieren el virus.

Ahí están las declaraciones del polémico doctor Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de Estados Unidos.

Ahí están las declaraciones de Bill Gates, señalando finalmente que las vacunas “sólo reducen ligeramente la transmisión”.

Una y otra vez, Barbosa fuera de tiempo.

Cuando la vacuna se presentaba mundialmente como una especie de varita mágica, él recomendaba el caldito de pollo.

Ahora que las debilidades de las vacunas están a la vista de todos, entonces amenaza con segregar a los no vacunados.

Los europeos, en medio de su alta vacunación, que no ha logrado detener el contagio, han salido a las calles. Y la OMS se deslinda de la orden de vacunar forozasamente.

Algo no está funcionando bien en el gobierno de Puebla.

Declaraciones erráticas y cambio constante de funcionarios de segundo y tercer nivel, parecen evidenciarlo.

Por JOSÉ A. PÉREZ STUART.

ANALISTA.

Leave a reply